Debate del estado de la comunidad

Arenas señala a Griñán como máximo responsable de los ERE

  • El presidente del PP-A propone un control absoluto de los familiares de los diputados y altos cargos para atajar la corrupción y recuperar la confianza en la clase política .

Comentarios 41

El Debate sobre el estado de la Comunidad se convirtió en una batalla de propuestas. A la batería de medidas aportadas por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en su intervención matutina, el líder del PP andaluz, Javier Arenas, enfrentó 66 iniciativas. Tanto insistió Arenas en que Griñán "no maltratara" sus propuestas que se empeñó en entregárselas en persona. Algo que hizo al final de su última intervención. Griñán hojeó el documento unos instantes y lo abandonó en manos de la consejera de la Presidencia, Mar Moreno.

No le dio tiempo a Griñán de ver algunas de las proposiciones más destacadas del líder de la oposición. Por ejemplo, los puntos en los que el PP pide que "los familiares directos de los parlamentarios y altos cargos no podrán contratar con la Junta de Andalucía sin concurso público" o que "los parlamentarios y altos cargos tendrán que declarar las relaciones de sus familiares directos con la Administración". Ambas medidas orientadas, según Arenas, a regenerar la vida democrática y recuperar la confianza de los ciudadanos en la clase política.

En esta misma línea, el presidente del PP-A instó a Griñán a renunciar al llamado "pensionazo", del que se beneficia el presidente de la Junta, y a todo el régimen de cesantías e indemnizaciones con el que cuentan los diputados andaluces. Así, Arenas pidió la "supresión de cualquier privilegio en materia de pensiones que pueda tener atribuido cualquier cargo público en Andalucía", como una manera de volver a "prestigiar la política", para lo que hoy registrará en la Cámara una propuesta para modificar el Reglamento y hacer públicas las declaraciones de la Renta de los 109 diputados. A este respecto, Arenas aludió al hecho de que Griñán entregara por la mañana su declaración conjunta de la Renta con su mujer a la presidenta de la Cámara, Fuensanta Coves. "Mi mujer está esperando a que se la pida", le dijo Arenas a Griñán, aludiendo a que su mujer y él presentan la declaración de manera separada, ya que es una abogada que lleva muchos años trabajando de "forma independiente".

Arenas también retó a Griñán a hacer público todos los ingresos que percibe. "Sabemos lo que declara en la Renta, pero sería bueno saber cuánto gasto nos genera usted". En este sentido, Arenas ha aceptado a mostrar, además de su declaración de la Renta, todas las facturas que su partido le paga por gastos de comida y hoteles.

Para lograr el objetivo de recuperar el respeto ciudadano por la clase política es imprescindible que el Gobierno vuelva a decir "la verdad", explicó Arenas antes de atacar a Griñán por su silencio sobre el caso de los ERE irregulares, investigado por la juez Mercedes Alaya, y las ayudas al empleo. El presidente del PP-A no tuvo reparos en señalar a Griñán como "el máximo responsable del fondo de reptiles". Arenas situó al actual presidente de la Junta y secretario general del PSOE-A en el centro de una "galaxia de escándalos" y le preguntó por qué se niega a investigar institucionalmente el fraude en los ERE y se obstina en "obstruir" el trabajo de la juez que lleva el caso.

El líder popular acusó a Griñán de hacer una política autoritaria. "Es imposible dialogar con usted", le achacó. Y criticó que para el presidente de la Junta, Andalucía esté recuperándose de la crisis económica, cuando existe en torno a un millón de desempleados en la comunidad. "Jamás diré que Andalucía ha mejorado mientras haya un solo parado más que el año pasado", sentenció Arenas. Igualmente, aseguró que, al contrario que en Castilla-La Mancha, "en Andalucía es imprescindible que haya un Defensor del Pueblo" y acusó a José Luis Rodríguez Zapatero y al propio Griñán de "tener dos discursos: el de hacer recortes sociales y el de negar los recortes sociales".

Finalmente, Arenas insistió en la necesidad de aplicar políticas de austeridad, entre las que se encuentra eliminar la mitad de los altos cargos, delegados provinciales y personal de confianza, y abogó por que todos los directores generales sean nombrados entre los funcionarios. Además, el presidente del PP-A,  propuso una "disminución de las ayudas públicas a los partidos políticos, a las organizaciones sindicales y empresariales" y volvió a retar a Griñán con la propuesta de realizar una campaña electoral sin publicidad exterior y basada únicamente en los debates que se hagan a través de los medios de comunicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios