Bancos y cajas ponen a la venta en Andalucía más de 4.000 viviendas

  • Las entidades financieras lanzan al mercado a través de nuevas filiales el ‘stock’ inmobiliario procedente de los embargos. Crean sus portales o usan webs especializadas.

La crisis evoluciona y muta tan rápido que convierte en realidad lo que hace sólo unos meses era impensable. Desde 2007, los bancos y cajas han reiterado su oposición a acumular patrimonio inmobiliario por su alto potencial de depreciación. Aplazamientos, novaciones, subrogaciones... la gama de productos bancarios alternativos al embargo se ha multiplicado, pero en demasiados casos ha resultado insuficiente y la salida, única y dramática, ha sido el embargo, la subasta e, incluso, la dación del bien (entrega directa de la casa al acreedor, en este caso el banco).

Este deterioro del mercado inmobiliario ha generado un stock de activos del que las entidades financieras han comenzado ya a desembarazarse. Empezaron a principios de año con campañas internas dirigidas a empleados y familiares. Luego las ampliaron a clientes y ahora se han abierto al mercado general por medio de nuevas filiales que canalizan la oferta a través de portales electrónicos propios o webs especializadas.

Sólo en Andalucía, las principales entidades financieras han puesto a la venta más de 4.000 propiedades inmobiliarias, entre viviendas, trasteros o locales comerciales. Están repartidos por toda la geografía regional, pero es destacado y elocuente el volumen de bienes en Almería y Málaga, las dos provincias más sacudidas por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Las cinco cajas andaluzas absorben más de un tercio de la bolsa actual. Cajasol, Cajasur, Cajagranada y Caja Jaén reúnen más de 1.500 pisos, casas y chalés, la mayoría en suelo andaluz, pero también en aquellas provincias españolas donde cada una de estas entidades tiene una amplia red de oficinas, sobre todo en Madrid y Barcelona.

Unicaja

La entidad presidida por Braulio Medel es la única que no dispone ningún tipo de información sobre esta nueva línea de negocio del sector financiero ni tampoco tiene una oferta pública en internet, aunque está bajo estudio la implantación de “nuevas líneas de comercialización”. Fuentes de la caja reconocen que la adjudicación de activos por embargos “es algo constante” y aunque el crecimiento en el sector es “considerable”, el volumen acumulado en Unicaja “no ha llegado a una dimensión que requiera medidas de liquidación extraordinarias”.

Cajasol

Cajasol, en cambio, muestra abiertamente su apuesta por este negocio y anuncia que pretende ser “referente en el mercado de búsqueda de inmuebles” a través de un portal electrónico que presentará la próxima semana. La entidad tiene actualmente el mayor stock de Andalucía: 700 propiedades “procedentes de viviendas adjudicadas por impago o embargos y otras de daciones en pago por parte de promotoras”, según especifica la propia empresa. La oferta que lanzará vía electrónica incluye tanto este patrimonio como las promociones que cuentan con su financiación.

Caja Sur

Pese a su menor tamaño respecto a las anteriores, la caja cordobesa tiene a la venta a día de hoy más de 530 propiedades, de las cuales 323 son viviendas, una cifra elevada que refleja esa mayor exposición al ladrillo y a su depreciación que han motivado la rebaja de su calificación crediticia. La comercialización se ha canalizado a través de la inmobiliaria Quermes y de su portal electrónico. Sólo en Córdoba ha dado salida a 138 residencias, pero también tiene casi un centenar fuera de la Comunidad, sobre todo en Madrid y Badajoz.

Caja Granada y Caja Jaén

Son las entidades andaluzas con menor patrimonio inmobiliario destinado a la venta, pero ambas han sido pioneras en el lanzamiento de canales específicos a través de sus webs. La primera no repara en ambigüedades y lo denomina abiertamente Caja Inmobiliaria. Esta semana tenía un catálogo de 250 activos (240 de ellos viviendas) y, lógicamente, la ubicación principal es la provincia granadina, pero más de 80 están localizados fuera de la Comunidad, sobre todo en Madrid y Barcelona. 

Caja Jaén, por su parte, tiene el patrimonio más modesto, al menos a la venta. Sólo 21 propiedades en cartera, un número muy bajo en comparación con sus competidoras andaluzas pero con dos peculiaridades únicas: un tercio está en la provincia de Gerona y hay hasta olivares, dos, y están en el término de Bailén.

Santander y BBVA

La bolsa inmobiliaria de Andalucía no se reparte sólo entre las entidades de la tierra. También hay un hueco, y además importante, para las principales compañías españolas. En la carrera por desprenderse de este indeseable patrimonio, el BBVA ha tomado la delantera  y ha dado antes el salto al mercado general a través de su filial Anida. La contestación del Santander ha llegado esta semana con la puesta en servicio de la web de su nueva empresa Altamira Real Estate. Mientras, Banesto, que opera con las sociedades Promodomus y Programa Hogar Montigalá, no ha lanzado una oferta pública y sólo comercializa sus propiedades a través de empresas como Knight Frank y Foro Consultores Inmobiliarios. 

El BBVA dispone de una cartera repartida por 42 provincias españolas y en las ocho andaluzas cuenta con 202 activos, la mitad concentrados en Málaga y Granada. Además, da publicidad a tres promociones en Almería y Ayamonte que cuentan con su respaldo financiero con un total de 374 viviendas. Por su parte, la entidad de Emilio Botín acaba de sacar al mercado andaluz 280 viviendas, algunas de lujo. En su caso, Almería es la demarcación predominante debido a que tiene 105 residencias pertenecientes a tres grandes promociones en Vera, Vícar y Roquetas de Mar.

Banco popular

El grupo bancario formado por once entidades, entre ellas, Banco de Andalucía, comercializa sus excedentes inmobiliarios a través de Aliseda y en la Comunidad tiene una importante bolsa de 491 activos (344 de estos residencias).

La Caixa

La principal caja catalana destaca también sobremanera en el panorama inmobiliario andaluz con 368 residencias que comercializa a través de su filial Servihabitat  XXI. La oferta incluye tanto pisos embargados como otros provenientes del mercado tradicional y sus feudos principales son Sevilla y Málaga.

Cam y Bancaja

Otras dos financieras con relevante presencia en Andalucía que también han entrado en el negocio inmobiliario son Bancaja y Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), ya que Cajamar aún no tiene un área específica dedicada a este fin y Caja Madrid, otra de las grandes del país, tiene en la comunidad un paquete minúsculo de 29 viviendas. La CAM opera a través de su filial Mediterranean y en Andalucía comercializa una amplia cartera inmobiliaria. En total, 216 activos entre viviendas y otros activos, y ninguno de nueva promoción sino adquiridos vía embargos y daciones. Por su parte, Bancaja, también originaria de la costa levantina, ha puesto en marcha la campaña Kilómetro cero, que incluye ganchos como “viviendas a estrenar a precios de segunda mano” o descuentos de en torno al 33%. En la Comunidad andaluza dispone de una bolsa de 93 propiedades, la mayoría en Almería y Málaga, sus mercados principales.

Caixa catalunya

Pese a tener menos de un centenar de sucursales en Andalucía, Procam, la filial de Caixa Catalunya, despunta con sus 589 inmuebles a la venta, un volumen que la convierte en la segunda entidad con mayor patrimonio en el mercado. Aunque abarca toda la Comunidad, tiene más de 350 concentrados (la mayoría pertenecientes a tres promociones) en las provincias de Cádiz y Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios