Medio ambiente

La CHG sanciona a una almazara de Brenes por verter a un arroyo residuos de dos incendios

  • La Confederación señala que "no están claros" ni el motivo por el que se produce el primer incendio, ni las medidas que se adoptaron para sofocarlo.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha iniciado un expediente sancionador a una almazara ubicada en la localidad sevillana de Brenes por verter a un arroyo próximo residuos derivados de dos incendios que la empresa sufrió el pasado mes de julio.

Según explicó hoy en un encuentro con los medios el presidente de la CHG, Francisco Tapia, el motivo de la sanción es la falta de previsión pues "no están claros" ni el motivo por el que se produce el primer incendio, ni tampoco las medidas que se adoptaron para sofocarlo.

En este sentido, recordó que en menos de un mes se produjo un segundo incendio en las instalaciones, de manera que señaló que el expediente sancionador parece justificado por "imprevisión" por parte de la empresa. Además, Tapia añadió que todos los expedientes sancionadores están sujetos a los recursos que los afectados puedan ejercitar, pero que, de momento, la sanción está en marcha.

Según recoge hoy El País, la CHG prevé una multa de 720.000 euros a la empresa portuguesa Sovena, que es la responsable del vertido de más de 1.250.000 litros de aceite al citado arroyo, próximo al río Guadalquivir. Por ello, se tramitará un expediente sancionador de 600.000 euros "por falta muy grave" y 120.000 euros por los trabajos de reparación, que se prolongaron durante un mes y medio. 

En cuanto al impacto natural, el vertido no alcanzó el Guadalquivir debido a que los técnicos de CHG construyeron un azud en el arroyo Cascajo, donde se contuvo la mezcla contaminante de agua y aceite. A pesar de ello, está sanción, que es la más alta establecida, tendrá que ser aprobada por el Consejo de Ministros.

El primer incendio se produjo el pasado día 4 de julio en una nave industrial situada en el Polígono Nuevo de Brenes, en la que se almacenaban 1,2 millones de litros de aceite de semillas embotellados y listos para el consumo y, debido al fuego, las llamas provocaron el derrumbe del techo de la nave que a su vez cayó sobre los envases, según informó en un comunicado de prensa el sistema de Emergencias 112 Andalucía, adscrito a la Consejería de Gobernación de la Junta.

Esto provocó que la nave, un espacio diáfano de tres estancias, quedara completamente calcinada. Asimismo, 23 días después, el pasado 28 de julio se originó otro incendio en esta fábrica de aceites.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios