Canal Sur cuesta por andaluz un 47% más que TVE sin publicidad

  • Un hipotético canon por la cadena autonómica abonado por cada familia andaluza supondría para el próximo año un coste de 76,4 euros que se elevaría a 128,4 incluyendo a los canales públicos nacionales

Comentarios 93

La Junta ha dado un recorte para 2011 al principal juguete de su organigrama, la RTVA. El organismo de Canal Sur costará 156,8 millones de las arcas públicas (frente a lo 174,3 millones de 2010 y 180,8 millones en 2009), una reducción del 12% en dos años. La aportación del año próximo arroja 19,1 euros por andaluz, 76,4 euros si se convirtiera en un hipotético canon familiar como el que abonan los británicos o italianos. El impuesto de la BBC se ha congelado hasta 2013, en contra de la dirección, en 145,5 libras, unos 172 euros. Ofrece 8 canales en abierto, con una calidad incuestionable. El de la RAI asciende a 109 euros, aunque las 13 cadenas públicas disponen de publicidad.

La RTVA cuenta con sólo dos canales, ambos en un alarmante retroceso de audiencia, una señal internacional y cuatro cadenas de radio (una de ellas on line). Por ese servicio los andaluces pagan bastante más en comparación que los contribuyentes de la mayoría de los países europeos, y les salen bastante más caros que los 6 canales en abierto que ofrece en el nuevo espectro digital RTVE, sin inserciones publicitarias. La subvención estatal de 547 millones para el año que viene (reducida un 6% respecto a este primer año del nuevo modelo, con 582 millones) supone 13 euros por habitante, un canon familiar de 52 euros. Canal Sur sale un 47% más cara a los andaluces que TVE. Cada hogar andaluz sufraga con 128,4 euros la radiotelevisión pública, eso sin contar con la sangría que sufren muchos ayuntamientos con sus respectivos entes audiovisuales municipales. En este año ese velado canon es de 138 euros por andaluz.

La RTVA contempla un presupuesto de 232 millones para 2011 (son 238 millones en este año). Si unimos las cifras de coste y de índices de aceptación, los dos canales andaluces agigantan sus limitaciones. El pasado mes de julio Canal Sur llegó a su mínimo histórico: 11,7% de cuota, mientras que Canal Sur 2, con 1,8%, casi ha perdido un 65% de sus espectadores desde la irrupción de los nuevos canales de la TDT. En octubre de 2004, con el programa vespertino de Juan y Medio en su apogeo, Canal Sur era visto por un 19,6% de la audiencia y Canal Sur 2 por un 6%. Es decir, hace seis años más de la cuarta parte de los espectadores andaluces (25,6%), eran fieles a la RTVA. El apagón analógico, la fragmentación del espectro en 30 canales en abierto, ha sido muy cruel con la oferta de los canales de Andalucía, que entre ambos sólo suman casi la mitad que lucían en 2004, 13,5 de share. El público deserta de las programaciones autonómicas, ya que aunque las principales generalistas perdieron seguidores en este tiempo, no lo han hecho en la proporción que Canal Sur. Incluso dos cadenas regionales, la catalana TV-3, 15,2%, y la gallega, 12,4%, han vuelto a superar a la andaluza. En octubre de 2006, ya con Cuatro y La Sexta situados en el mando, Canal Sur era visto por un 16,8% de los espectadores, que se elevaba un año después al 18%, justo en el momento en que Rafael Camacho era relevado por el actual director general, Pablo Carrasco. A partir de entonces las cifras de fieles han caído lenta, pero inexorablemente.

Lo más dramático de las cifras de la RTVA es su déficit que se va acumulando a lo largo de estos años, agrandando una losa que es moneda corriente en las corporaciones autonómicas. Para este año está previsto que no se cubran unos 8,7 millones de euros del presupuesto y para 2011 ya se ha puesto el parche de 10,8 millones, pese a que se ha contemplado en ambos ejercicios un aumento de la facturación publicitaria y de los ingresos en general (a costa de la supresión publicitaria de RTVE a la que la cadena autonómica no tiene obligación de compensar). El déficit de 2009, el primer año completo de Carrasco, fue de 11,3 millones y Camacho se despidió con 14,5 millones en los números rojos de 2008. Los ingresos están previstos para 2011 en unos 62 millones, tal como se prevé cubrir en este año.

El panorama dramático al que se enfrenta a la RTVA se completa con una sobredimensionada plantilla de unos 1.800 trabajadores, entre televisión, radio y administración (la televisión catalana, nacida cinco años antes que la RTVA, y con mayor presupuesto, tiene 2.000). Los costes de personal, sin aplicar el recorte que han sufrido funcionarios, empresas públicas y empresas concertadas, se mantiene en los 96 millones de euros, dos tercios de lo que cuesta la programación de las cadenas de televisión. La plantilla de la televisión cuesta este año 58,8 millones; la de radio, 19,4 millones y la de la administración, 18 millones. El recorte directivo acometido hace dos meses apenas influye en las cifras totales.

Una gran parte de los contenidos cuestionados por su calidad, con una audiencia en regresión y orientada en su horario estelar a los mayores de 45 años y unos costes que pese a la contención presupuestaria siguen siendo excesivos, resumen el paisaje de una RTVA que sale a unos 20 euros anuales por barba andaluza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios