Chaves niega que Aguilar sea tránsfuga y ataca la moción de Benalmádena del PP

  • Acusa a los populares de incurrir en un "juego sucio" con el Pacto Antitransfuguismo

Comentarios 1

El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, rebatió ayer en la sesión de control al Gobierno la acusación de transfuguismo del diputado popular Juan José Matarí contra la ex alcaldesa de Córdoba por IU y actual consejera de Obras Públicas de la Junta, Rosa Aguilar, con la moción de censura que ha desalojado días atrás al PSOE del Ayuntamiento de Benalmádena a favor del PP gracias al voto de una presunta tránsfuga.

"Cuatro concejales del PP, de un total de veinticinco, se han hecho con la alcaldía de la ciudad gracias al voto de una presunta tránsfuga. Pero esto, usted ni tocarlo. No le interesará. Lo que le interesa es la manipulación de lo acordado en el pacto, provocando el juego sucio", espetó el ex presidente de la Junta.

Según Chaves, el acuerdo se refiere a las corporaciones locales, y "se está hablando de representantes locales elegidos en las listas de un partido que abandonan a sus compañeros, y con el acta bajo el brazo pactan con otras fuerzas para cambiar o mantener la mayoría gobernante de una entidad local, o bien dicha mayoría dificulta o hace imposible el gobierno".

"¿Es posible, señor Matarí, que esto sea lo que ha ocurrido en el Ayuntamiento de Benalmádena? La alcaldesa de Córdoba ha dimitido, ha renunciado a su acta de concejal. La estabilidad del Gobierno en Córdoba sigue siendo la misma. Al firmar usted y su partido el acuerdo de transfuguismo asumieron una determinada responsabilidad. Ejérzanla con rigor, y sobre todo con lealtad", agregó.

En la interpelación y en la réplica, Matarí defendió que Aguilar y Griñán "no son un buen ejemplo para combatir el transfuguismo". En su opinión, la ex alcaldesa de Córdoba "encaja en el concepto de tránsfuga como representante local que traiciona a sus compañeros de lista y de grupo".

Acusó tambidén a Chaves de haber impulsado casos de transfuguismo "muy graves", como el de Gibraleón (Huelva) y en la Diputación Provincial de Almería, y "ha incumplido acuerdos de la comisión de seguimiento del pacto antitransfuguismo, por ejemplo el caso de Jabugo, con un alcalde de este municipio, que tenía que haber sido expulsado", insistió Matarí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios