El Colegio de Médicos de Málaga apoya la objeción de conciencia

  • Respaldo corporativo al juez que exime a un facultativo del SAS de tramitar abortos

Comentarios 1

El presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Juan José Sánchez Luque, resaltó ayer que desde la entidad colegial que preside comparten el pronunciamiento del juzgado de Málaga que ha permitido de forma cautelar a un médico de Familia del centro de salud del Área Sanitaria Norte de Málaga abstenerse de todos los trámites previos a la práctica de abortos, tras argumentar que "cualquier acto médico, incluso el de la información, éticamente no es neutro".

Sánchez Luque, quien recordó que a nivel autonómico el Consejo Andaluz de Médicos ya creó un registro de objetores de conciencia para dar respaldo colegial a los profesionales que así lo solicitasen, explicó en declaraciones a Europa Press que "la misma información que un médico de familia pueda dar a una usuaria sobre la interrupción voluntaria del embarazo, éticamente no es neutro ya que entra dentro de la conciencia de cada profesional". "El médico puede plantear que realmente, dando esa información, interviene en el proceso del aborto, por lo que entendemos que es totalmente lícito que alegue su objeción de conciencia", argumentó Sánchez Luque.

Por su parte, el portavoz en Andalucía de Ginecólogos por el Derecho a Vivir, Esteban Rodríguez, mostró también su "apoyo y solidaridad" a todos los médicos de Familia "que luchan pacíficamente para que no se les obligue a implicarse directamente en ninguna de las fases de un proceso que conduce a la muerte de seres humanos y que lesiona la salud de la mujer". En su opinión, "un parlamento, un ministro, un consejero, un gerente o una sociedad científica no pueden erigirse en el dueños de la conciencia profesional de los administrados". A su juicio, la Administración "no tiene derecho a convertirnos en piezas de una maquinaria ideológica que sostiene que el médico tiene la obligación de facilitar la muerte cuando se le solicite", dijo Rodríguez, para quien "facilitar la destrucción de la vida u omitir el deber de socorro frente a un ser humano en riesgo de morir a causa un procedimiento abortivo, no forma parte de las funciones de ningún médico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios