Córdoba exhibe su alma

  • La delegación realiza ante el jurado de la capitalidad cultural una presentación coral de un proyecto que debe suponer "una oportunidad para Europa" · La decisión del comité se conocerá hoy a las 17:00

Córdoba sabrá hoy si la semilla de ilusión que plantó hace una década germina en un proyecto de desarrollo y regeneración a través de la cultura que está llamado a estimular cambios profundos en la ciudad. Ayer se dejó el alma en la última prueba del proceso, un examen de hora y media ante el jurado internacional de la Capitalidad Cultural de Europa en el Museo del Traje de Madrid, y hoy contiene la respiración a la espera de la rueda de prensa prevista para las 17:00 en el Ministerio de Cultura.

La delegación cordobesa, encabezada por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y el alcalde, José Antonio Nieto, afrontó la cita con la idea de que había que mostrar, más que cifras, datos, características y detalles ya conocidos por el jurado, "el alma del proyecto". Nieto hizo la exposición que quería y la mejor que podía hacer, con un equipo de diez miembros en el que todos tuvieron protagonismo. Griñán y Nieto mostraron el impulso institucional con que cuenta el proyecto; Carlota Álvarez Basso y Manuel Pérez, los aspectos técnicos; Javier Martín, la solvencia económica de la propuesta; Beatriz Sánchez, María José Peña, Juana Martín y Elena Medel, el apoyo de los creadores y emprendedores; y Ramin Jahanbegloo, la condición de Córdoba como ciudad intercultural. "Ha sido una puesta en escena coral y hemos conectado bien con el jurado", dijo Nieto, que destacó el conocimiento exhaustivo que los evaluadores tenían del dossier. "Ha quedado claro que Córdoba va a seguir con su apuesta por la cultura: si somos elegidos, no nos quedaremos en 2016", señaló el alcalde, que al igual que el resto de los integrantes de la delegación rehuyó los gestos y mensajes triunfalistas.

La idea de que la ciudad "merece y necesita" la capitalidad cultural "para consolidar un modelo" de crecimiento articuló toda la exposición. Y es que Córdoba, según el alcalde, "ha transmitido cultura a lo largo de sus dos mil años de historia", ha dedicado diez años de trabajo a un proyecto que permite "la integración de las minorías" y la "consolidación de las industrias culturales" y está dispuesta a destinar a la capitalidad 113 millones de euros en los próximos seis años. "No es un gasto superfluo sino una inversión", porque "Europa se juega mucho con esta designación: el jurado debe tener en cuenta qué idea quiere trasladar al conjunto de países de la Unión Europea". La fórmula cordobesa apuesta por "la convivencia, el diálogo y la tolerancia" y "la fusión de tradición y modernidad" conecta con el espíritu de la capitalidad.

"El futuro tiene raíces" es la idea en la que se basa un proyecto "participado", en palabras de Nieto, y que recupera el concepto del "paradigma de Córdoba", acuñado por Jahanbegloo y que define una manera de concebir "el entendimiento desde la cultura". "Probablemente haya presentaciones más brillantes, pero nosotros no queríamos hacer una performance", sentenció el alcalde en referencia clara a la puesta en escena artístico-teatral que tenía preparada San Sebastián.

"La suerte está echada" fueron las primeras palabras de Griñán, que reconoció el duro cuestionario que planteó el comité: "En estas ocasiones, un jurado tiende a preguntar por lo que no está en el dossier o lo que está en menor medida, pero las contestaciones han sido satisfactorias". Griñán subrayó el "potencial enorme" y el carácter distintivo de una candidatura que supone "una oportunidad para Europa". Córdoba "conserva las huellas más profundas de las culturas romana y musulmana", así como "huellas muy profundas de la cultura hebrea", y participa de los vectores que determinan los flujos culturales del "mundo occidental actual". Así, la ciudad puede "irradiar" sus luces "a Europa y fuera de ella". Y es que, resaltó Griñán, "Córdoba ya es capital cultural; otra cosa es que ahora sea reconocida" con el título de 2016.

La delegación hizo hincapié, según la gerente de la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, Carlota Álvarez Basso, en "la dimensión europea del proyecto, las infraestructuras y el aspecto financiero". Córdoba se postula como foro para el debate sobre la construcción europea y la integración de las minorías y escenario para el desarrollo de una cultura euromediterránea y la conexión cultural de Europa con África.

El apartado de las infraestructuras incide en el alto grado de ejecución del plan de equipamientos previsto por la ciudad para 2016 y el capítulo presupuestario arroja una inversión hasta 2017 de 113 millones de euros (la mayor asignación de todas las candidatas) y la estimación de que aproximadamente el 25% sea aportado por el sector privado. De esa partida, en el año 2016 tendrá un presupuesto de 50 millones de euros. El dossier contiene asimismo una propuesta de programación para 2016 con más de 150 actividades, muchas de ellas concebidas por los ciudadanos. El objetivo principal ha sido confeccionar un proyecto armónico, sólido en todos sus epígrafes y lleno de correspondencias internas que fortalecen la idea de propuesta solvente y bien trabajada.

La exposición de ayer, según Álvarez Basso, fue "dinámica, natural y muy estudiada", salió "mejor que en los ensayos" y brindó a los asistentes "dos momentos especialmente emocionantes" con las intervenciones de María José Peña y Juana Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios