Denuncian a un colegio de Rota por las agresiones reiteradas a su hijo

  • El menor, de sólo cuatro años, fue acosado y recibió mordiscos y puñetazos en los ojos

Una pareja vecina de Rota (Cádiz) ha interpuesto en el Juzgado una denuncia contra un colegio de la localidad por los supuestos malos tratos que su hijo, de tan sólo cuatro años, habría recibido en el centro. Según la denuncia, cursada por el abogado José Luis Ortiz, el pequeño habría sido víctima de varias agresiones y acoso escolar por parte de alumnos más mayores que él el pasado curso. El colegio es el centro de educación infantil y primaria Pedro A. de Alarcón, al que el pequeño fue derivado desde el colegio Luis Ponce de León, en el que, según sus progenitores, también el pequeño había sido objeto de acoso escolar.

Según consta en la denuncia, el niño, durante el pasado curso que culminó el pasado junio, habría sufrido hasta seis episodios de agresión. El primero fue el 26 de septiembre de 2011, "con un mordisco en el pabellón auricular derecho". Se repitieron otros más similares hasta que en enero "sufrió una importante agresión mediante dos puñetazos en cada uno de los ojos", episodio que precisó de asistencia médica en el ambulatorio de Rota, como de hecho ocurrió en otras ocasiones.

La denuncia recoge que nuevamente el pequeño habría sido objeto de otra agresión el 14 de marzo, y otra, el día del Padre, el 19 de marzo, jornada en la que también llegó a casa con un puñetazo en el ojo derecho y una erosión.

La denuncia ha ido acompañada de partes médicos que certifican las lesiones sufridas, habiendo sido además el niño reconocido por un forense del Juzgado. Los padres han enviado al Juzgado informes realizados por especialistas -psicólogos que se han entrevistado con padre, madre y pequeño por separado-, que avalan la versión del niño de que los golpes y puñetazos en los ojos se los habrían propinado tres niños del centro, a los que se identifica, descartándose cualquier otro origen.

El padre asegura que lo que más les ha indignado es la total pasividad de profesores y responsables del centro a sus quejas. Y es que, según aseguran, en una primera reunión que mantuvieron con responsables del centro, les dijeron que el niño "se auto lesionaba a sí mismo". Un extremo que desmienten los partes y fotos tomadas al pequeño, en el que se aprecian claramente los puñetazos recibidos.

Los padres han decidido denunciar públicamente el dramático caso a raíz de solicitar a la delegación provincial de Educación que escolarizaran al niño en otro centro cercano a su casa, y ofrecerles otro "al triple de distancia".

Desde Educación, aseguraron que el caso "fue ampliamente investigado por el Servicio de Inspección determinando que "no está constatado que e haya producido agresión o maltrato alguno al niño en el colegio". También explicaron que se le ha vuelto a adjudicar otro colegio al niño, "pero el padre quiere uno donde no hay vacantes".

La pareja asegura que el pequeño sufre secuelas por las terribles situaciones vividas, que a ellos también les están causando daños psicológicos y físicos. El padre sufrió un infarto en 2009, del que aún se recupera. Y la madre, padece gastritis a causa del estrés sufrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios