Desalojados unos 'okupas' en Sevilla

  • Varias decenas de personas protestan frente al edificio desalojado, la Fábrica de Sombreros, mientras los 'okupas' piden una "expropiación justa" del inmueble.

Comentarios 6

Asentados en la escalinata de la Iglesia de San Marcos, varias decenas de personas se movilizan como protesta por el desalojo, sobre las siete de la mañana, de los llamados 'okupas' del Centro Social Okupado y Autogestionado (Csoa) del barrio de San Luis, más conocido como Fábrica de Sombreros. La sentada transcurre de manera pacífica y silenciosa, hasta que a un policía se la cae un objeto al suelo. En ese momento, comienzan a oírse multitud de abucheos. E instantes después, la situación retorna a la calma.

A las 11:35 horas, un furgón policial recibe a los viandantes que llegan por la calle Socorro destino Plaza de San Marcos. Algo más de una decena de agentes de la Policía Nacional y otro tantos -en torno a 4 ó 5- de la Policía Local custodian la entrada a San Marcos desde la calle Bustos y la calle Castellar.

Desde San Marcos a San Luis esquina con calle Inocentes pueden contarse dos nuevos furgones policiales. Agentes de la Policía Nacional, en grupos de dos o tres, mantienen desplegado un dispositivo de control en las calles circundantes a Churruca, la calle donde se encuentra la puerta de entrada a la Fábrica de Sombreros. Inocentes, Valderrama, Maravillas, Castellar, Clavellinas, Amapola y Laurel son calles proclives a una posible petición de identificación de los viandantes por parte de los agentes colocados en dichas calles.

Agentes del cuerpo Nacional de Policía han desalojado a las 7:45 horas el edificio de la calle Heliotropo, desarrollando un dispositivo se ha prolongado durante una hora sin incidentes. Durante el desalojo de los okupas, los agentes han identificado a cinco personas que permanecían en el interior del edificio aunque no se han realizado detenciones.

Manuel Santiago es portavoz de la Asamblea del Csoa Fábrica de Sombreros. Porta consigo una carpeta con dossieres varios sobre las labores llevadas a cabo en la Fábrica de Sombreros desde que hace un año exacto fuera 'okupada'. El dossier, titulado “Un año en la Fábrica de Sombreros”, con fecha mayo de 2009, se refiere a la última de las asambleas celebradas por el Csoe.

“A las ocho de la mañana, cuando los padres iban a dejar a sus hijos en el colegio que se encuentra al lado de la Fábrica, el pensamiento era de que pasaba algo. La zona se encontraba acordonada, había gran cantidad de agentes en los alrededores. Muchos pensaron que podía tratarse de una bomba o algo parecido”, confiesa Santiago, quien se sorprende que incluso hubieran especialistas en subsuelo tratando de buscar algún tipo de artefacto sospechoso.

El desalojo comenzó a las siete de la mañana. En ese momento, pese a que un informe policial situaba a cinco individuos en el interior de la Fábrica, “no se encontraba nadie”, afirma Santiago. “Mis compañeros -yo no estaba- comenzaron a llegar nada más ser avisados por los vecinos de que la Policía se encontraba en la Fábrica. Se llevaron ordenadores, registraron lo que quisieron”, añade.

Santiago afirma no tener sospechas de un posible desalojo. “La situación de la Fábrica se encuentra en proceso judicial. Se supone que se iba a informar ante cualquier movimiento de desalojo. Y la única realidad es que se han presentado por sorpresa”. “Puede decirse”, continúa Santiago, “que no habían sospechas, sí amenazas”.

Santiago, en nombre de la Csoe, lo “único que reivindica” es un espacio cultural que, por ahora, “no es nuestro”. Y hasta nuevos acontecimientos, avisa: "Ante el descuido por parte de sus 'propietarios' [la inmobiliaria 'Tempa'], seguiremos peleando con la Junta y el Consistorio por una expropiación justa del inmueble”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios