Detenidos un policía nacional y dos guardias civiles por tráfico de hachís en Algeciras

  • Pertenecían a una organización que introducía la droga a través del puerto y a cuyos vehículos facilitaban la escolta

Comentarios 1

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la comandancia de Algeciras han detenido en las últimas horas a cinco personas a las que se les considera responsables de formar parte de una organización dedicada a la introducción de hachís en la península a través del puerto de Algeciras. Lo llamativo es que uno de los apresados es un agente del Cuerpo Nacional de Policía y otros dos lo son de la Guardia Civil.

La operación se desarrolló durante la madrugada del jueves al viernes, cuando los agentes encargados de la investigación detectaron en el último barco procedente de Tánger que efectuaba su atraque en el puerto de Algeciras un vehículo que transportaba droga en un doble fondo practicado en su interior.

Los traficantes contaban con la ayuda de un agente del Cuerpo Nacional de Policía de la ciudad y dos componentes de la Guardia Civil, que les prestaban cobertura para agilizar los filtros policiales correspondientes.

Una vez pasados los filtros portuarios, un vehículo lanzadera les esperaba a la salida de cabotaje -en la zona de registro de vehículos procedentes de los barcos de Ceuta y Tánger-. Estaba ocupado por un agente de la Guardia Civil destinado en la comandancia de Málaga y un ciudadano español. Eran los encargados de dar protección y escolta hasta su destino.

Los agentes interceptaron los vehículos implicados, entre la salida del puerto y el túnel de acceso norte, y detuvieron a sus ocupantes. Posteriormente los investigadores se dirigieron al puerto de Algeciras, donde detuvieron a los dos agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que habían facilitado el paso del vehículo por la Aduana de Algeciras y que estaban aún de servicio.

Según pudo saber este medio, actuaban de manera coordinada y lo que hicieron fue simular el control de este vehículo, al que incluso pudieron llegar a parar para solicitarle la documentación para luego darle salida, una vez que sus compañeros de guardia estaban en otras funciones. El agente del Cuerpo Nacional de Policía estaba destinado en la comisaría de Algeciras, aunque llevaba poco tiempo.

En el coche se localizó un doble fondo practicado en la parte trasera y en la base. La cantidad de droga que se incautó se aproxima a los 300 kilos. De los hechos ya han sido instruidas las correspondientes diligencias y también ya han sido puestos a disposición judicial los cinco detenidos: dos agentes de la Guardia Civil, uno del Cuerpo Nacional de Policía y dos ciudadanos españoles de origen marroquí.

La investigación llevada a cabo por la EDOA fue limpia y efectiva, ya que no generó ningún tipo de anormalidad en los servicios de control y de seguridad del puerto. De hecho, los propios policías y los guardias civiles se sorprendieron del desarrollo de este golpe contra el narcotráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios