Provincia

Emotiva despedida a la quinta víctima de la pirotecnia

  • El funeral ha congregado a numerosos vecinos de la localidad · Los otros cuatro fallecidos se enterrarán cuando acaben las tareas de identificación.

Comentarios 2

Alejandro del Valle, vecino de Benacazón que falleció tras resultar gravemente herido en la explosión de una pirotecnia el pasado jueves, ha sido enterrado este sábado tras el funeral celebrado en la parroquia Santa María de las Nieves de la localidad.

El funeral, oficiado por el párroco Florencio Macerno, ha congregado a numerosos vecinos de Benacazón hasta el punto de que la iglesia se ha quedado pequeña y el oficio ha tenido que ser seguido por muchos de ellos desde la calle, donde el Ayuntamiento había acotado las calles adyacentes y había prohibido aparcar en ellas. Tras el funeral, el coche fúnebre se dirigió al cementerio de la localidad con un cortejo encabezado por la viuda del fallecido y sus hermanos.

El féretro fue trasladado por la mañana desde el Instituto Anatómico Forense de Sevilla hasta el Tanatorio del Aljarafe, en Sanlúcar la Mayor.

Del Valle, que tenía tres hijos de corta edad, murió el viernes en el Hospital Virgen del Rocío, donde permanecía ingresado en la Unidad de Quemados del centro con el 98 por ciento del cuerpo afectado y con ventilación mecánica tras la explosión de la pirotecnia, en la que fallecieron cuatro operarios, Antonio G.P., Antonio M.R., Juan G.G. y Manuel G.M.

La fecha del sepelio de las otras cuatro víctimas continua pendiente de las labores de identificación de los cuerpos que se realizan por medio de la técnica del ADN y su cotejo con familiares, después de que los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Sevilla concluyeran las autopsias sin poder obtener resultados.

El empleo de la técnica de ADN requiere un tiempo prolongado de análisis que no será inferior a las 72 horas y que se realizará en Madrid.

Como consecuencia de la onda expansiva producida por la deflagración, los cadáveres presentan politraumatismo severo, y a raíz de las elevadas temperaturas se encuentran especialmente afectados, según informó la Consejería de Gobernación y Justicia.

Toda la documentación se remitirá al juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Sanlúcar la Mayor, que es el encargado del caso.

La localidad sevillana, de 6.200 habitantes, vivió la segunda de las tres jornadas de luto oficial decretado por el Ayuntamiento tras la explosión, cuyas causas todavía se desconocen.

Por otra parte, la Junta de Andalucía, a través del servicio Emergencias 112, ha facilitado a los familiares apoyo psicológico desde el pasado jueves que se mantendrá, al menos, hasta que se conozcan los resultados de las pruebas de ADN.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios