Sucesos

Fallecen ahogadas dos personas en la playa isleña de Camposoto

  • A los dos hombres se les intentó reanimar durante más de una hora sin éxito. El suceso ocurrió con la zona cerrada al baño por vertido de aguas fecales, que también afectó a Roche y La Barrosa.

Comentarios 6

Dos hombres fallecieron ayer tarde ahogados en la playa de Camposoto. Se trata de Javier Moreno Ortiz, de 40 años de edad, y vecino de San Fernando, conocido en la ciudad por su afición a la fotografía cofrade y vinculado a la hermandad de Caridad; y de Francisco R. Tamayo Lozano, de 47 años, cofrade de la hermandad de Mecinaceli. Las dos víctimas eran amigos. 

Los hechos se produjeron unos minutos antes de las siete de la tarde, a la altura del acceso 2 de la playa isleña, cuando algunos bañistas alertaron tanto a los servicios de  Protección Civil como a Emergencias 112, de la presencia de un cuerpo en el agua, aunque en el momento de la intervención se confirmó que eran dos personas. 

Los esfuerzos por recuperar a ambos hombres comenzaron en la propia embarcación que fue botada al mar para el rescate y siguieron en las inmediaciones del módulo con que cuenta salvamento marítimo en el acceso 6. Durante más de una hora se les practicaron las técnicas de reanimación, sin que finalmente pudieran hacer nada por sus vidas. Hasta el lugar se habían desplazados distintas unidades del 061, incluido uno de sus helicópteros de evacuación, Policía Local y Policía Nacional. Los responsables de la investigación recogieron muestras de agua para descartar la relación del suceso con el vertido de fecales que sufrió la zona en la jornada de ayer.

El trágico suceso en la zona 2 de la playa de Camposoto se produjo justo cuando los seis primeros tramos de este litoral isleño y otros  de la provincia se encontraban cerrados al baño por un problema de contaminación. La aparición de un vertido de aguas fecales había obligado a las autoridades competentes (en este caso los ayuntamientos) a que se izara la bandera roja. El primer municipio en proceder fue San Fernando, tras detectar una mancha de fecales en las aguas de Camposoto. Se dictaminó entonces la prohibición del baño entre los accesos 1 y 6, mientras que sí estuvo permitido en los dos siguientes. Durante la tarde pudo verse sin embargo que muchos de los usuarios de la también conocida como playa del Castillo ignoraron la bandera roja y siguieron entrando en el agua. 

Desde el equipo de gobierno de La Isla se emitió ayer un comunicado en el que se informaba de los técnicos municipales habían tomado muestras de agua en todo el tramo afectado para su análisis. Una de ellas se hizo llegar a la depuradora para determinar la presencia de amoníaco, presente en las aguas fecales. Las otras dos se enviaron a laboratorios situados en Alicante para un análisis microbiológico más profundos. 

Además del litoral isleño también se vio afectada la playa de Roche, en Conil, donde Protección Civil tuvo que desaconsejar igualmente el baño. Según explicaron a este periódico sus responsables, se advirtió la presencia de una mancha en el agua a una distancia de entre 50 y 100 metros de la orilla que se aproximó hasta la costa conileña procedente del oeste. Las mismas fuentes detallaron que, si bien desde la arena no se percibía mal olor, éste sí era llamativo desde las embarcaciones que se acercaron hasta la mancha. Los bañistas, que en la tarde de ayer llenaban la playa de Roche, fueron alertados y no se produjeron incidentes. Poco a poco, añadieron desde Protección Civil, la mancha se fue disipando en el mar, lo cual hacía pensar al cierre de esta edición que hoy la playa se abriría al baño.

Pero no fueron estas las únicas playas afectadas. Las de La Barrosa y Sancti Petri en Chiclana estuvieron cerradas de manera temporal durante una hora por prevención tras recibir la información proporcionada desde el 112 y Salvamento Marítimo de que en San Fernando se había detectado un vertido. Según el delegado municipal de Medio ambiente y Playas de Chiclana, Joaquín Páez, esta decisión se tomó por parte de los técnicos municipales del Ayuntamiento de forma preventiva y para evitar riesgos de salud entre los usuarios de la playa, por lo que se optó por colocar la bandera roja desde las cuatro y cuarto hasta las cinco y cuarto de la tarde, aproximadamente. Durante ese tiempo se prohibió el baño, afectando a miles de bañistas, sobre todo de La Barrosa. Páez reiteró que la medida se llevó a cabo por precaución, ya que después de que pasara una hora y ante la falta de riesgos se decidió poner la bandera amarilla y autorizar de nuevo el baño.

Desde la Junta de Andalucía se puso ayer en marcha un dispositivo coordinado entre el servicio de emergencias 112, Salud y Medio Ambiente. Las fuentes consultadas explicaron que se desconocían las causas por las que apareció la mancha de aguas fecales. Si bien en un principio se barajó la posibilidad de que se tratara de un vertido procedente de un barco, esta opción quedó descartada incluso por Salvamento Marítimo. Los técnicos de Medio Ambiente se dirigieron a todos los puntos susceptibles de ser el origen del vertido, incluyendo la depuradora de Torregorda. Desde estas instalaciones, sin embargo, aclararon que no había ningún motivo que hiciera pensar que la fuga partía de allí. Tampco se certificó la rotura de alguna tubería en otros puntos del litoral.

Los técnicos de Salud, por su parte, también recogieron muestras de agua en los puntos en los que se prohibió el baño para analizarlas y obtener más datos de la procedencia del vertido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios