Gibraltar afianza la seguridad en la Verja ante el contrabando

  • Operarios instalan una segunda valla y alambres e incrementan la iluminación en la zona tras el incidente ocurrido hace unos días en el tramo que separa ambos litorales

Gibraltar reforzó ayer la seguridad en la Verja para evitar el contrabando de tabaco tras el incidente ocurrido el pasado jueves, cuando una intervención en el lado gibraltareño por parte de Aduanas originó un fuerte enfrentamiento con un grupo de españoles en el tramo que separa la playa de Santa Bárbara de La Línea de la playa Este (Eastern Beach) de Gibraltar.

Estos trabajos ya fueron anunciados por el ministro principal de la colonia británica, Fabian Picardo, el mismo día del altercado, cuando se procedió además a reparar los huecos existentes en la Verja.

Ayer, según pudo comprobar este diario, un grupo de operarios se desplazó a la zona de la Verja para instalar una segunda valla y más alambres. Por otro lado, también se mejoró el sistema de iluminación.

El pasado jueves, la Verja volvió a ser el escenario de un incidente con el contrabando de tabaco como telón de fondo. Según informó entonces el número 6 de Convent Place, agentes aduaneros interceptaron a dos hombres de nacionalidad española que portaban 16.200 cigarrillos en bolsas con el objetivo de introducirlos en España.

En ese proceso, un grupo de personas que estaba en el lado español entró en Gibraltar a través de un agujero en la valla al considerar, según pudo saber este diario a través de testigos presenciales, que la actuación de Aduanas de la Roca estaba siendo excesiva.

Estas personas empezaron a insultar y a arrojarles piedras a los agentes aduaneros, que requirieron la presencia de más efectivos y de funcionarios de la Policía gibraltareña.

Fruto del altercado, un policía resultó herido leve y un coche patrulla del servicio aduanero registró importantes daños. De otra parte, las dos personas a las que Aduanas había intervenido el tabaco, una de ellas menor de edad, consiguieron pasar al lado español, donde tuvieron que ser atendidos por el servicio del 061 y posteriormente trasladadas al hospital del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de La Línea. El menor de edad presentaba diversas contusiones, así como un esguince cervical y un esguince en el tobillo derecho, según el parte médico al que ha tenido acceso este periódico.

El lugar de los hechos fue visitado poco después por el ministro principal de Gibraltar y el jefe de Aduanas del Peñón, que ha dado orden de que sus agentes vayan a partir de ahora armados con porras. Además, desde el jueves se han incrementado las medidas de seguridad tanto por parte de Aduanas como de la Policía gibraltareña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios