Gibraltar hace alarde de identidad nacional en el día de su fiesta

  • El contencioso del Peñón con los pesqueros españoles radicaliza el tono de la jornada

Comentarios 4

Miles de gibraltareños ocuparon ayer la plaza de Casemates para asistir a los actos centrales de su día nacional, que se celebra cada 10 de septiembre en conmemoración del referéndum de 1969, en el que el pueblo gibraltareño dio el primer paso de su historia hacia su reclamo de autodeterminación. Banderas y globos con los colores rojo y blanco, alusivos a la enseña gibraltareña, decoraban desde primeras horas de la mañana los edificios y calles engalanadas desde días atrás con motivo de la efeméride, que ha venido precedida de diversas actividades en los últimos días.

La celebración ha supuesto este vez un giro, ya que en los últimos 16 años el ex ministro principal Peter Caruana lo había vaciado de contenido político, suprimiendo los discursos oficiales y limitándolo a una intervención del alcalde de la colonia, que invitaba a la celebración y la fiesta. El Gobierno de Fabián Picardo, no obstante, ha recuperado la original composición de la celebración, devolviendo su organización al Grupo para la Autodeterminación de Gibraltar, su original impulsor, y haciendo que los discursos políticos regresen a la plaza de Casemates, con mucha más capacidad que la Piazza, donde se venía celebrando en las dos últimas décadas.

Además, el conflicto generado por la prohibición a los pescadores españoles y la creciente confrontación con el Gobierno de Mariano Rajoy han marcado también de un carácter más político el ya de por si reivindicativo cariz de la jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios