El Gobierno ensayará en 2010 el traspaso de los cercanías

  • Un acuerdo con la Junta sobre un nuevo modelo de gestión de los servicios ferroviarios precederá a la transferencia de unas competencias que ya se han otorgado a Cataluña

En poco menos de un mes y medio tras tomar posesión, el ministro de Fomento, José Blanco, accedió al traspaso de la red de Cercanías a la Generalitat de Cataluña -a partir del 1 de enero- y prometió a la presidenta de la Comunidad de Madrid que buscará mecanismos de colaboración para que este Gobierno participe en la gestión de sus trenes, ya que el estatuto madrileño no contempla el traspaso. En la reunión que Blanco mantuvo ayer con el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, primera del mandatario andaluz con un representante del Gobierno, el ministro garantizó el traspaso de las competencias en materia ferroviaria que también recoge el Estatuto andaluz, pero bajo una nueva metodología. "No todas las cosas se tienen que hacer igual en todos sitios", apostilló el ministro preguntado sobre la cuestión.

Un acuerdo básico entre ambas administraciones para establecer un nuevo modelo de gestión de los servicios ferroviarios precederá al traspaso de las competencias. El grupo mixto de trabajo Estado-Junta diseñará el plan antes de fin de año para comenzar su desarrollo en el primer trimestre de 2010. La bandera de la sostenibilidad -económica, social y energética-, que ya izó el presidente del Gobierno al anunciar el plan Andalucía Sostenible, marcará esta suerte de ensayo anterior al traspaso.

Blanco aseguró que la gestión de los servicios ferroviarios intracomunitarios que Andalucía exige en su Estatuto, una de las escasas competencias que restan por transferir, se traspasará "con el mismo nivel competencial" que otras comunidades.

Algunos detalles más del acuerdo dio Rosa Aguilar, consejera de Obras Públicas y Transportes, en una comisión parlamentaria a la que acudió tras estar presente en la reunión.

Aguilar concretó que este grupo de trabajo definirá la forma de prestar el servicio de Cercanías, los recursos e inversiones necesarios, los precios y qué trayectos serán los que cubra ese servicio, para así "abrir un nuevo modelo de gestión que no rompa la unidad de servicio y que vaya en favor de su calidad".

La reunión entre Griñán y Blanco sirivió para mostrar el compromiso del ministerio de Fomento por "agilizar" o "impulsar" otras de las infraestructuras de transporte que quedan pendientes, si bien no hubo variaciones sustanciales en los plazos o fines de los distintos proyectos de lo que ya se conocía.

Dentro de la "gran apuesta" que supone el sistema ferroviario, Blanco detalló el estado de los distintos proyectos que harán posible la conexión de todas las capitales andaluzas por trenes de altas prestaciones. Griñán afirmó que "no se ha ralentizado nada" y se baraja "la misma fecha que teníamos", es decir, 2013 según el compromiso recogido en el Plan de Infraestructuras de Andalucía (Pista). "Las obras de alta velocidad van a alta velocidad cuando gobernamos los socialistas", apostilló Blanco. En paralelo, se intervendrá en la red convencional para revitalizar el transporte de mercancías.

El ministro también habló del apoyo al sistema portuario y al transporte marítimo, con fórmulas de participación entre autoridades porturarias, la comunidad autónoma y entes locales; destacó el grado de avance de las carreteras que está ejecutando y tiene previsto ejecutar el Gobierno y recordó el reciente convenio para la ruta aérea Almería-Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios