Un Gobierno poco salomónico

  • Casi el 60% de los anticipos sobre los ingresos del Estado realizados en el primer semestre de 2012 los ha librado el Ministerio de Hacienda a Cataluña y Valencia

Comentarios 1

El presidente de la Junta dio este lunes una explicación política de la solicitud de un anticipo de 1.000 millones de euros al Estado. "Es algo previsto en el actual modelo de financiación". Cierto. De hecho en el primer semestre de este año el Gobierno ha adelantado a las comunidades autónomas casi 5.500 millones. Pero lo ha hecho de manera arbitraria, como puede verse en el cuadro adjunto. Griñán dio algunas cifras en una entrevista en la Cadena Ser: "Valencia ha recibido 1.400 millones; Cataluña, 1.800, y Andalucía no ha percibido anticipos". Las cantidades citadas son muy exactas, pero hay un desliz en la declaración presidencial: Andalucía sí recibió un anticipo a cuenta de los ingresos de 2012. En concreto, 229,5 millones en el mes de febrero.

En todo caso, el cuadro adjunto muestra a las claras que el reparto de los adelantos se hace desde el Gobierno de manera descompensada. Los 1.805,1 millones que recibió Cataluña en dos pagos de enero y marzo, sumados a los 1.398,7 que se libraron a Valencia en cuatro pagos de enero, febrero, abril y junio, representan el 58,5% del total de los anticipos que el Ministerio envió a las comunidades autónomas en el primer semestre de este año. Valencia, en concreto, fue la única región española que recibió transferencias con cargo a los ingresos de 2012 en el segundo trimestre del año. La única.

Al mismo tiempo, estas cantidades son muy superiores a las que se pusieron a disposición de otras comunidades autónomas, salvo el caso de Madrid, que recibió 710,7 millones en febrero; el triple que la suma adelantada a Andalucía. Cataluña y Valencia son las dos regiones españolas con mayor deuda acumulada, en términos absolutos: 42.000 millones y 21.000 millones respectivamente. Esas cantidades representan el 21 y el 20% de los productos regionales brutos catalán y valenciano. Andalucía está en la mitad de deuda respecto a su PIB: un 10%, con 14.500 millones en total.

La solicitud de 1.000 millones de anticipo del Gobierno andaluz se produce en simultáneo con el debate sobre la conveniencia o no se sumarse al Fondo de Liquidez Autonómico, dotado con 18.000 millones. En este capítulo de nuevo Cataluña (5.023 millones) y Valencia (4.500) han hecho solicitudes que superan la mitad del total disponible para todas las regiones. Andalucía esperaba a la celebración de una cumbre de presidentes autonómicos para conocer la letra pequeña de las condiciones del FLA, pero esa reunión prometida a finales de julio por Rajoy a Griñán para septiembre, aun no tiene fecha. Entre tanto, las solicitudes al FLA se acumulan y al presidente andaluz le han salido prisas ante la eventualidad de que se atienda a los clientes por orden de llegada, como si hubiesen cogido en número de turno.

El Gobierno de la Junta estudiará en su reunión de esta mañana la conveniencia de acogerse al FLA sin demora y también mirará sus libros de cuentas para establecer una cantidad. La solicitud estará marcada por dos cifras: la deuda autorizada por el Gobierno central que la Junta aun no ha podido emitir este año (1.525,2 millones de euros) y la deuda antigua que vence en el segundo semestre de 2012 (1.609,5 millones). La suma de ambas, 3.134,8 millones, es el punto de referencia para la eventual petición que haga la Junta de Andalucía.

Además de Cataluña, Valencia y Murcia, que ha pedido al FLA 300 millones y tiene una deuda acumulada de 2.800 millones (el 10% de su PIB), la lista de clientes del Fondo de Liquidez Autonómico crecerá en las próximas semanas. No sólo Andalucía, también Castilla-La Mancha es una candidata firme; es la tercera región española en deuda acumulada, con el 18% de su PIB. Baleares, Canarias e incluso Galicia deberían necesitar de este instrumento de mutualización de la deuda en España. En el caso de Galicia, el rechazo expreso de su presidente sólo se explica por la cercanía de las elecciones autonómicas en el mes de octubre.

La Junta estuvo a punto de cerrar dos operaciones de crédito, una individual y otra con un sindicato de cuatro bancos en el mes de junio, por importe de 150 millones y de 850 millones, respectivamente. Pero ambas fracasaron entre el escaso calor que le puso el Gobierno y mayor el interés de las entidades financieras en contratar directamente por el Tesoro. La falta de liquidez empuja ahora al Ejecutivo andaluz a pedir este anticipo. El siguiente paso es ir al FLA. De cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios