La Guardia Civil detiene a cuatro personas por el robo de 30 grúas

  • Dos de los arrestados son los chatarreros que compraron el material sustraído a un empresario malagueño, que estima las pérdidas en casi un millón de euros

Ya son cuatro las personas detenidas por el robo de una treintena de grúas que sufrió un empresario malagueño en el almacén donde guardaba el material de construcción que destinaba al alquiler. Los cuatro han sido puestos en libertad con cargos. Dos de ellos son, según pudo saber este periódico, los que compraron todo el material robado y que aseguraron desconocer la procedencia de las grúas a pesar de la cantidad tan llamativa de hierro que superaba las 250 toneladas.

Los otros dos detenidos son, al parecer, los transportistas que se encargaron de llevar las grúas desde el solar que servía de almacén al propietario de la empresa en Cártama hasta las chatarrerías -una de las ubicada en el polígono industrial del Guadalhorce en la capital malagueña- donde fueron finalmente vendidas para su posterior fundición. Lo que sí confirmó ayer a este periódico la Guardia Civil es que tres de los implicados en este robo, valorado en casi un millón de euros, son vecinos de Alhaurín el Grande y otro de Coín. En cuanto a la edad, tres tienen entre 32 y 33 años y el cuarto unos 58.

Los autores del robo utilizaron un soplete para cortar las inmensas grúas que se fueron llevando poco a poco a lo largo de julio y agosto sin que nadie se percatara de nada hasta hace algo más de diez días. No fue hasta el pasado 8 de septiembre cuando Gabriel Tobelem, propietario de una empresa malagueña dedicada al alquiler de material de construcción, se percató de la ausencia de la treintena de grúas que están valoradas en casi un millón de euros y que no podrá recuperar porque los autores del robo se encargaron de cortarlas para poder transportarlas con más facilidad. Ninguna de las grúas estaba asegurada por el propietario. Pero aún así, el empresario malagueño decidió encontrar a quienes le habían robado y recorrió todas y cada una de las chatarrerías de la provincia hasta que dio con ellas.

La Guardia Civil tardó poco tiempo en identificar y detener a los presuntos autores del robo, alguno de los cuales al parecer tenían antecedentes penales por hechos similares. El empresario Gabriel Tobelem se quejó del "nulo seguimiento y vigilancia que se lleva a cabo en las chatarrerías a pesar de que la situación de robos ahora mismo es dramática", por lo que pidió la implicación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para ponerle freno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios