Hallan en una carretera de Mijas un esqueleto en el interior de una maleta

  • El examen forense que se realizará hoy aportará más datos sobre el sexo y la edad, pero su corpulencia indica que se trata de una persona adulta · Fue encontrado por un ciudadano que paseaba por la zona

La Guardia Civil investiga el hallazgo de un cadáver esqueletizado en Mijas que fue encontrado ayer por un ciudadano en el interior de una maleta que estaba tirada en el cauce seco de un arroyo a la altura del kilómetro cuatro de la carretera MA-387. La pruebas oseométricas que se practicarán a los restos en el día de hoy determinarán el sexo y la edad aproximada del fallecido. Todo apunta a que el trasfondo de este suceso podría ser un ajuste de cuentas.

Los hechos se desarrollaron pasado el mediodía de ayer, cuando un ciudadano que caminaba por la zona descubrió una maleta que llamó su atención. Éste la abrió parcialmente y se percató de que en su interior había un esqueleto, por lo que rápidamente llamó al instituto armado, que desplazó a especialistas del Equipo de Policía Judicial.

Fuentes cercanas al caso señalaron que la maleta no se abrió para tratar de preservar las posibles pruebas, pero que del análisis de algunos de los huesos se podía deducir que la víctima -las circunstancias del hallazgo apuntan al homicidio o asesinato- era adulta y de cierta envergadura. No obstante, estaba previsto que los expertos del Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga realicen hoy el pertinente examen médico legal con el que se tratará de confirmar o descartar estos aspectos, así como el sexo. Incluso se sopesaba la posibilidad de realizar un estudio radiológico en el hospital Clínico Universitario.

Además de estos datos, los forenses podrían determinar, si los huesos presentan lesiones, si la víctima fue agredida con un arma blanca o un objeto contundente. También se podrían obtener restos biológicos de los que extraer muestras de ADN.

Las citadas fuentes explicaron que, por el estado de los restos, la muerte se podría haber producido hace aproximadamente un año, aunque precisaron que las condiciones ambientales pueden acelerar o retrasar la putrefacción de un cuerpo.

La maleta con los restos óseos era visible y estaba relativamente cerca de la carretera. En la zona había multitud de desperdicios y sorprende el hecho de que la persona que lo tiró eligiese precisamente ese punto, pues en las proximidades hay barrancos de considerable altura y con vegetación frondosa que harían mucho más difícil su descubrimiento.

Las fuentes consultadas manifestaron que los investigadores descartaron abrir la maleta en el lugar para evitar la perdida de alguna prueba o indicio y señalaron que la suciedad de la misma podría indicar si llevaba mucho o poco tiempo en el lugar, ya que todo indica que la muerte y putrefacción se produjo en otro lugar y que ha sido arrojada en el arroyo para evitar vinculaciones.

Uno de los primeros pasos en la investigación será tratar de identificar a la víctima, por lo que, además de la información que se pueda derivar del ADN -siempre que se pueda extraer una muestra-. Se consultarán las bases de datos de desapariciones en la provincia por si pudiese tratarse de alguno de estos casos.

Los indicios señalan hacia un posible ajuste de cuentas como móvil del suceso, al igual que en casos similares ocurridos en Benalmádena y Ojén. En el primero de ellos, la Policía Nacional arrestó a diversos miembros de un clan de narcotraficantes británicos como supuestos autores del descuartizamiento de otro narco y cuyos restos metieron en una maleta.

Torremolinos también vivió poco después un suceso similar. En el interior de un edificio, concretamente en la bañera de un inmueble se descubrió una maleta en cuyo interior se encontraba el cadáver de un hombre, aunque éste no estaba muy deteriorado.

El caso más reciente se registró en Ojén y las circunstancias son muy similares a las de ayer en Mijas. La maleta fue descubierta por unos moteros que se detuvieron en un mirador y observaron que se encontraba en buen estado, por lo que uno de ellos bajó hasta donde estaba. Al aproximarse percibió un fuerte olor y rápidamente llamó a la Guardia Civil. La investigación determinó que el fallecido había recibido un disparo en la cabeza, por lo que, como en los anteriores antecedentes, todo indicaba que había sido víctima de un ajuste de cuentas. Este caso sigue abierto.

El juzgado de Fuengirola que se encontraba ayer de guardia ha decretado el secreto de las actuaciones relacionadas con el hallazgo de Mijas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios