Hallan restos de tres fusilados en la Guerra Civil en una fosa de Huelva

  • La exhumación estaba prevista antes del auto de Garzón por lo que no le afecta la paralización

Un grupo de arqueólogos y antropólogos de la Asociación para la Memoria Histórica encontraron ayer los primeros restos de once fusilados el 13 de noviembre e 1937 que fueron enterrados en una fosa común del cementerio de Calañas (Huelva).

Este enterramiento no fue incluido inicialmente en el auto en el que el juez Baltasar Garzón asumió la competencia para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo. Por lo tanto, no forma parte de las paralizaciones que ordenó la Audiencia Nacional el pasado viernes hasta que se decida si efectivamente el magistrado es competente o no.

A un metro de profundidad el equipo de trabajo encontró los primeros restos: una pierna completa con conexión anatómica. El vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Santiago Macías, explicó que para completar los trabajos se requerirán varios días. Ayer se hallaron restos de tres cuerpos.

Cuando los arqueólogos dieron con los primeros indicios afloraron las emociones entre los familiares de los once fusilados. Antonia Trigo, de 84 años, hija del fusilado Juan Trigo Campillo, estaba alegre porque nunca perdió la esperanza de recuperar los restos de su padre, que murió cuando ella tenía doce años. Antonia relató ayer que su madre la llevaba al cementerio y le decía al sepulturero que le señalara dónde estaba su padre. "Gracias a ese hombre sabemos tanto de esa fosa", cuenta Antonia agradecida, ya que muchos familiares ni siquiera saben el lugar en el que fueron fusilados sus allegados.

Agustín Serrano, hijo de Luis Serrano, aseguró ayer que vivió un momento "muy emocionado y al mismo tiempo satisfecho y tranquilo". Agustín afirma que tiene todavía muy presente la tarde del 6 de noviembre, cuando se llevaron preso a su padre. Varios días después fue fusilado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios