Hiraldo dimite como presidente de la fundación del quebrantahuesos

  • El también director de la Estación Biológica de Doñana no se ve "idóneo" para el cargo · Por primera vez desde el inicio de la reintroducción este año no habrá liberaciones

Comentarios 6

Problemas en la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía, uno de los proyectos de conservación de especies más importantes (y caros) del país. A la situación de los trabajadores que a finales del pasado año denunciaron que no cobraban las nóminas en la Fundación Gypaetus, entidad colaboradora del programa, se le une ahora la marcha del presidente de esta fundación, el científico Fernando Hiraldo.

Hiraldo es director de la Estación Biológica de Doñana (EBD), entidad dependiente del CSIC y medalla de Andalucía 2009. El propio Hiraldo confirmó ayer su renuncia a esta redacción tras cinco años en el cargo, decisión que ha trasladado al consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo. Hiraldo aseguró que su dimisión se debe a que apenas le podía dedicar tiempo a esta gestión al compatibilizarlo con otras tareas de investigación.

"Me sentía que no era el presidente idóneo, que no podía complementarlo. Tenía esa contradicción interna", señaló. Hiraldo rechazó que el motivo sea la línea de funcionamiento de la fundación y destacó que este año se ha conseguido el nacimiento en cautividad de nueve pollos. "Es una idea muy bonita para Andalucía recuperar a este ejemplar perdido. Por eso me voy, para que mejore", señaló.

Hiraldo desvinculó su marcha a la existencia de conflictos con la Consejería o a la llegada como vicepresidente de la fundación de un cargo de la Consejería, el director general de Gestión del Medio Natural, Javier Madrid, contra el que cargaron trabajadores despedidos a finales del pasado año.

Hiraldo vinculó estos "ataques" a la Fundación con otro hecho hasta ahora no difundido por las administraciones públicas que se encargan del proyecto: esas personas no son necesarias porque este año no habrá liberaciones de este águila en el medio natural. Esta decisión, inédita desde que en 2006 este ave volviera a los cielos andaluces tras 20 años desde su último avistamiento, se vincula con la elevada mortalidad de los ejemplares liberados, una circunstancia que pone en peligro la supervivencia del programa.

De los 19 ejemplares de quebrantahuesos soltados desde 2006 en los parques naturales de Cazorla, Segura y Las Villas y de la Sierra de Castril (desde 2010), han muerto ocho y uno está desaparecido. Según la tabla actualizada de la propia fundación, cuatro ejemplares (Segura, Pontones, Cazorla y Cata) han muerto por veneno, dos (Lezar y Acebeas) por plumbismo, la ingesta de perdigones de plomo, y otros dos (Mica y Fátima) por causas desconocidas. A éstos se suma la desaparición de Libertad, uno de los tres pollos que estrenaron el programa, y que no se avista desde mayo del año pasado.

Pero lo más preocupante es que la mortalidad de estos ejemplares en los últimos tiempos tiene un enemigo reconocible. Los responsables del programa han detectado como foco del problema Castril, donde algunas personas pueden estar tomando "represalias" contra la Junta que están pagando los quebrantahuesos. Hiraldo aseguró que esta situación puede solucionarse pronto, según le han comentado, pero la decisión de no llevar a cabo sueltas este verano es firme.

Otra de las circunstancias que se baraja es económica. Una parálisis del programa, si bien basada en estos problemas, puede haber sido bien acogida por la Junta, que en su política de recortes habría acogido de buen grado una paralización temporal de un costoso programa del que parece además que otros patronos se están desmarcando financieramente, caso de Unicaja. Los patronos de la fundación que presidía Hiraldo son entre otros la Consejería de Medio Ambiente, el CSIC, Unicaja, RTVA, SEO/Birdlife, Ecologistas en Acción o el Ayuntamiento de Cazorla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios