IU se queda sin mujeres en el frente

  • A la marcha de Rosa Aguilar y el retiro político de Concha Caballero se suma ahora el anuncio de la ex eurodiputada Kechu Aramburu de abandonar la coalición

El color violeta que simboliza el feminismo y que Diego Valderas usó como fondo de su cartel electoral como candidato de IU a la presidencia de la Junta parece algo desteñido. A la marcha de la ex alcaldesa de Córdoba a la Consejería de Obras Públicas, Rosa Aguilar, y al retiro voluntario de la política activa de la ex portavoz parlamentaria Concha Caballero, se suma ahora la renuncia de la ex eurodiputada Kechu Aramburu, por lo que a la coalición ya no le quedan apenas referentes femeninos.

Hay que ir a una segunda línea institucional y orgánica para encontrarlos, ya que una de las principales plataformas como es un grupo parlamentario, en el caso de IU es exclusivamente masculino. El criterio de paridad no lo logró impedirlo, porque no existe nada que obligue al equilibrio de sexos en las cabezas de lista, y al Parlamento todos los candidatos fueron hombres menos una mujer, que concurrió por Almería y no logró escaño.

Al menos, hay propósito de enmienda. En los estatutos se ha incluido un artículo por el que se establece que el próximo grupo parlamentario tendrá que ser forzosamente paritario. También se intentará potenciar a las mujeres que están en la Ejecutiva Regional fuera de lo que es el engranaje orgánico para hacer más visible la presencia femenina en la coalición.

Pero el abandono de Aramburu tiene otro trasfondo más allá del de género, es el político, el de la difícil convivencia entre comunistas y críticos. En el escrito en el que comunicó a Valderas su decisión, Aramburu dijo que respondía a las "acusaciones de deslealtad" que él y otros dirigentes vertieron en su contra. "Me preguntaste por qué no te había informado de cuestiones que conocía por mi amistad con Rosa Aguilar e incluso me atribuiste haber estado presente en un supuesto pacto con el presidente de la Junta. Con tu elucubración me hiciste llegar que ya no es posible la convivencia en la organización", sostiene.

Valderas lamentó ayer esta decisión e invitó a Aramburu a que medite bien dejar la militancia.

El problema es que el goteo de bajas puede haber empezado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios