Julián Muñoz pide de nuevo perdón en el cierre del caso Goldfinger

El ex alcalde de Marbella Julián Muñoz volvió a pedir perdón en su derecho a la última palabra del juicio por el caso Goldfinger, que quedó ayer visto para sentencia. "En ningún momento creí que estuviera cometiendo delito", reiteró.

"Me arrepiento si he cometido delito y, como siempre, pido perdón", insistió el ex regidor marbellí, quien, además, agradeció a la Sala haberle permitido no acudir a todas las sesiones de juicio "dada mi situación de enfermedad".

En esta causa se han investigado las operaciones urbanísticas y financieras realizadas en relación con la parcela donde estaba ubicada la casa en Marbella del actor Sean Connery y su mujer, quienes no han sido juzgados.

La vista oral comenzó el pasado 11 de enero y entonces eran 18 los procesados, aunque la Fiscalía Anticorrupción en Málaga retiró la acusación para cuatro: dos asesores fiscales y dos apoderados, en el trámite de conclusiones finales. Así, son 14 las personas que permanecen acusadas en este procedimiento, entre las que se encuentran, además de Muñoz, el ex asesor de urbanismo del Ayuntamiento marbellí y principal condenado en el caso Malaya, Juan Antonio Roca, quien se manifestó en su derecho a la última palabra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios