La Junta cerrará la reducción al 50% de su estructura periférica en un mes

  • Las competencias se concentran en cinco bloques que tendrán un delegado al frente, y estarán coordinados por un delegado del Gobierno · IU, aparte del área de Fomento y Turismo, tendrá un coordinador provincial

Comentarios 14

El Gobierno andaluz concretará en este mes de junio la reducción al 50% de su estructura periférica a la que se comprometió. De los once delegados provinciales que corresponderían por cada una de las consejerías, siguiendo el esquema hasta ahora vigente, se pasará a tan sólo seis. Uno de ellos, centrado en labores de coordinación, será el delegado del Gobierno y los cinco restantes canalizarán las competencias que se han configurado en torno a cinco grandes áreas agrupadas: asuntos económicos y empleo; educación, cultura y deporte; sanidad y políticas sociales; agricultura, pesca, medio ambiente y ordenación del territorio, y fomento y turismo. El delegado que asuma este último bloque, probablemente, será designado por IU, dado el paralelismo con las consejerías que en el Gobierno de coalición corresponden a esta formación.

Sin embargo, no va a ser la única figura en la Administración periférica que esté bajo estas siglas. El vicepresidente y consejero de Administración Local, Diego Valderas, ya dijo nada más hacerse con el cargo que quería contar en el nivel provincial con un coordinador, que estaría un peldaño por debajo del delegado, pero que estaría justificado en que su departamento tiene las competencias sobre los ayuntamientos, aparte de servir como elemento para sincronizar políticas entre ambos socios de gobierno en las provincias. Por su función, lo lógico es que este coordinador estuviera adscrito al delegado del Gobierno, aunque pudiera ser que acabara vinculado al delegado de Fomento y Turismo, ya que es algo que está todavía por definir.

También por petición de IU, se mantendrá al subdelegado del Gobierno en el Campo de Gibraltar, un representante creado en la década de los 90 respondiendo a un intento político de que fuera la novena provincia andaluza, y que ahora sobrevivirá a esta contracción de la Administración autonómica por la singularidad de esta comarca gaditana derivada de su vecindad con el Peñón y Marruecos. Con este cargo, este estrato de la Junta quedará configurado por 49 representantes, en lugar de los más de 90 que ha habido hasta la pasada legislatura.

La estructura periférica definitiva no recibirá su visto bueno hasta mediados de junio, para que a finales de mes y principios del próximo empiecen los nombramientos de quienes capitanearán estas delegaciones. El paso previo se dará hoy, cuando se dé luz verde al decreto de estructura de los servicios centrales en el denominado consejillo, la reunión de los viceconsejeros donde se perfilan los asuntos que se llevarán para su aprobación al Consejo de Gobierno del martes.

Del nuevo reparto de tareas en las provincias fueron informados ayer los delegados provinciales del Gobierno por parte de la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, que también les trasladó los efectos del plan de ajuste de la Junta y cuáles de las 250 medidas y 30 leyes que sustenta el pacto de gobierno entre PSOE e IU son prioritarias, destacando de entre ellas la Ley de Transparencia. Tras el encuentro, quiso dejar claro que la tardanza en la configuración del nivel provincial no implica que el Ejecutivo autonómico esté inactivo, y rehuyó referirse a las cuotas que tendrán PSOE e IU en la elección de esos seis delegados. La fórmula a la que recurrió para esquivarlo fue que "los delegados son delegados de un Gobierno y ese Gobierno es único", y que en ello no interfiere estar bajo unas siglas u otras.

Ante el solapamiento en el tiempo con el Congreso regional del PSOE -6,7 y 8 de julio-, Díaz negó que los movimientos que en las provincias se puedan dar pudieran acabar por afectar a la toma de decisiones sobre quiénes deben estar al frente de las delegaciones , entre otras cosas, porque algunos podrían estar nombrados antes del cónclave, con lo que desvinculó el calendario orgánico de su partido del calendario del Gobierno andaluz. Tampoco quiso entrar en si habrá o no una consulta previa a los secretarios provinciales del PSOE, algunos de los cuales mantienen un frente abierto contra el secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, y se limitó a decir que no cree que haya "ningún tipo de fricción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios