La Junta se opone a que Economía suspenda su veto a la fusión de cajas

  • El consejero de Presidencia esgrime el Estatuto para recordar que un decreto ley no puede invalidar la competencia estatutaria · Elena Salgado quiere dar poderes absolutos al Banco de España

La Junta de Andalucía se opone a algunas de las medidas de excepción con las que la vicepresidenta de Economía, Elena Salgado, quiere dotar la aprobación del fondo de rescate de cajas y bancos, llamado Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROG). Y es que, según anunció Salgado el lunes pasado en un seminario en Santader, las inyecciones de capital a las cajas que lo necesiten vendrán acompañadas de la cesión de un poder casi absoluto al Banco de España, que podrá suspender la Ley de Cajas y anular el derecho a veto que las comunidades autónomas tienen sobre las fusiones interregionales. El consejero de la Presidencia, Antonio Ávila, esgrimió ayer que el Estatuto de Andalucía considera una competencia exclusiva de la comunidad la aceptación de las fusiones. En efecto, el artículo 75 del Estatuto define como competencia exclusiva "el régimen jurídico, la fusión, liquidación y registro de cajas". Además, apuntó Ávila, también hay una ley de cajas propia en Andalucía derivada de este papel estatutario.

Hasta el momento, si una caja andaluza deseaba fusionarse con otra entidad, de la región o de fuera, necesitaba con el acuerdo del Consejo de Gobierno. Éste fue el argumento que la Junta esgrimió para abortar una posible fusión entre Cajasur y la Cajamurcia, que no veía con tan buenos ojos como la también frustrada absorción de Caja Castilla-La Mancha por parte de Unicaja.

"No basta con suspender la Ley de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorro (Lorca)", explicó ayer Ávila después del Consejo de Gobierno, a la vez que recordó el carácter de ley orgánica del Estatuto. Pero lo que ha causado extrañeza en el Gobierno andaluz es que la vicepresidenta de Economía vaya a utilizar el decreto ley que regule el fondo de inyección de capital en las cajas para eliminar un poder de las comunidades autónomas.

Sin embargo, a Ávila sí le parece bien el método buscado para ayudar a las cajas mediante la inyección de capital. Según explicó Elena Salgado en Santander, el Banco de España actuará en los casos más graves comprando cuotas participativas, aunque con poder para entrar en la administración de las entidades. Así, el Estado inyectará dinero directamente al capital de la entidad financiera. Hasta ahora las medidas aprobadas por el Gobierno buscaban el aumento de la liquidez de bancos y cajas; ahora se trataría de mejorar la solvencia, tal como han hecho muchos Estados europeos. Antonio Ávila recordó que el presidente Griñán había advertido del riesgo de asimetría que corría España, ya que otros países estaban recapitalizando directamente a sus bancos y ello creaba una suerte de competencia desleal.

Salgado quiere aprobar el FROG antes del 26 de junio, y estará dotado en principio con 9.000 millones de euros ampliables hasta los 90.000. La intervención directa en el capital de las cajas del Banco de España, mediante la compra de cuotas participativas y la asunción de la gestión, sólo se aplicará en algunos casos. Cinco, según la información que maneja el sector.

Para un segundo grupo de entidades, mucho más amplio, el Banco de España exigirá un plan de viabilidad, que podría contemplar fusiones, en cuyo caso recibiría ayudas del Fondo de Garantía o del FROG.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios