Los MIR suspenden la huelga para negociar con la Junta

  • Los residentes inician hoy conversaciones con la Consejería de Salud para acordar una solución al conflicto · Las dos semanas de paro han disparado las demoras

Comentarios 23

Los residentes en el SAS suspendieron ayer, a las tres de la tarde, la huelga indefinida que mantenían desde el pasado 19 de noviembre, una contundente medida de presión contra los recortes que se ha traducido en un considerable aumento de las demoras en las salas de espera, así como en la cancelación de intervenciones y de pruebas diagnósticas debido a la ausencia de este personal en hospitales y centros de salud.

El portavoz de los residentes, Manuel Zurbarán, explicó ayer que la suspensión de la huelga coincide con el inicio de las negociaciones con la Consejería de Salud para alcanzar un acuerdo sobre la importante merma salarial y formativa que sufren con la aplicación de los últimos recortes: la ampliación de la jornada a 37 horas y media a la semana y la reducción a un 75% en el horario laboral de los eventuales.

Zurbarán advirtió ayer que se trata de una suspensión temporal y no de una desconvocatoria, de modo que si en cualquier momento las negociaciones no se desarrollan de acuerdo a los intereses de ambas partes, Administración y residentes, los MIR volverán a reactivar el paro indefinido.

Los residentes, entre los que se encuentran médicos, biólogos, enfermeros, psicólogos y farmacéuticos, iniciaron hace 17 días la huelga indefinida para protestar contra los continuos recortes a los que están sometidos y al deterioro de la formación que reciben en los hospitales públicos. El SAS considera a los MIR como a personal en formación, de modo que estos médicos no están obligados a cumplir servicios mínimos durante el paro. No obstante, la realidad durante los últimos días en los hospitales viene a demostrar que los residentes son un pilar en la asistencia sanitaria que se ofrece en los centros de salud y en los hospitales, y así lo han transmitido los médicos en distintos servicios hospitalarios durante las dos últimas semanas.

Durante este paro, las demoras se han triplicado en las Urgencias del Virgen del Rocío y las plantillas de los médicos adjuntos se han sobrecargado en exceso al tener que cubrir las ausencias de los residentes. Los médicos del Virgen del Rocío incluso remitieron un escrito a la Fiscalía y a la dirección gerencia de la ciudad sanitaria advirtiendo de los riesgos del paro de los residentes y donde declinan de cualquier responsabilidad ante las demoras. Sociedades científicas como Semes (Médicos de Urgencias y Emergencias) así como centrales como Sindicato Médico, CSIF y CCOO han instado al SAS a acordar soluciones para los residentes.

Tras aceptar la Consejería de Salud a  los residentes como interlocutores directos, así como la posible mediación del Defensor del Pueblo durante las negociaciones y la suspensión temporal de la huelga, los MIR esperan lograr un acuerdo. Hoy comenzarán las reuniones entre los portavoces de estos jóvenes médicos y la Consejería de Salud en la que plantearán sus reivindicaciones: una formación de calidad en los hospitales y en los centros de salud durante la residencia de cada especialización; que la aplicación del aumento de la jornada se realice sobre el trabajo ordinario y no sobre las guardias; o que el SAS reconozca el tiempo que invierten en la formación y en la investigación, tal y como está estipulado en la normativa que rige los contratos de las residencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios