posible adelanto electoral en madrid La dirección regional mantiene que no hay debate

Marzo, sí o sí

  • Griñán mantiene intacto su compromiso de agotar el mandato, aunque el PSOE asumiría un riesgo si Rubalcaba se les adelanta

Comentarios 3

Sí o sí: las próximas elecciones autonómicas andaluzas serán en marzo de 2012, con independencia de la decisión que, finalmente, adopte José Luis Rodríguez Zapatero. Aunque en el PSOE andaluz hay división de opiniones, o al menos dudas, sobre la conveniencia de ir por separado a unas elecciones, la decisión del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se mantiene intacta: será en marzo del próximo año, como él mismo ha declarado en no menos de diez ocasiones; la última vez, el viernes pasado el Los Desayunos de TVE. "No hay debate sobre esto", se afirmó ayer desde la dirección del PSOE andaluz. En la reunión que mantuvó ayer el presidente con los secretarios generales, todos apoyaron esta idea, la de agotar el mandato.

"Yo nunca adelantaría las autonómicas, necesitamos aire", explicó un secretario provincial, que incluso apuntó a un posible repunte del PA de cara a las autonómicas, que podría beneficiares.

Ello no quiere decir que Griñán sea partidario de ir a unas elecciones por separado -aunque en determinadas ocasiones sí lo ha expresado-, sino que no ve motivos para el adelanto electoral y sí para terminar la legislatura. Pero no todos en el PSOE opinan del mismo modo. Hay dirigentes históricos del partido que creen que sería una suerte de imprudencia acudir por separado en caso de que las elecciones generales se adelanten al mes de noviembre. "Nos pasarían [por el PP] como una apisonadora", dijo uno de ellos. Según esta versión, la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba sería uno de los principales activos también para el PSOE andaluz en su enfrentamiento con el PP de Javier Arenas. Alegan que el PP está ahora mejor organizado que los socialistas, que ellos han salido muy tocados después de las municipales del 22-M, y que Arenas ha ido construyendo un discurso al que sería difícil de combatir desde una óptica puramente andaluza. Por ejemplo, hay casi unanimidad en que el mayor error del Gobierno de Griñán ha sido abrir la caja de Pandora del sector público y de no poder cerrarlo, y todo indica que el problema con los funcionarios lo arrastrará hasta las elecciones de marzo. En este sentido, el tirón que puede obtener la candidatura de Rubalcaba -que será proclamado candidato el 9 de julio por el comité federal- es un activo que los socialista andaluces perderían en caso de que las generales sean en noviembre y las autonómicas en marzo.

Griñán, por su parte, también tiene razones poderosas. La primera, es que le resultaría muy difícil explicar el adelanto electoral cuando tiene mayoría parlamentaria suficiente para aprobar los Presupuestos de 2012. Pero, además, hay una tesis que se impuso durante muchos meses y que, ahora, toma mayor cuerpo. Parte de la dirección socialista considera que los ciudadanos han querido castigar al Gobierno central en las primeras elecciones que tocaban -las municipales-, debido al aumento del desempleo y a las medidas de ajuste adoptadas por Zapatero. Ese efecto castigo, según esta versión, podrá corregirse en los próximos meses, pero es que, además, desde la Junta se opina que, en caso de que haya un adelanto de las generales y de que Mariano Rajoy logre gobernar, las medidas de ajuste obligarán al PP a mostrar su verdadero programa, y éste será duro. "Nunca adelantaría las autonómicas, necesitamos aire", explicó un secretario general, que incluso apuntó a un posible repunte del PA de cara a las autonómicas, que podría beneficiares.

Pero ésta es una opinión que otros contraponen con este argumento: nadie conoce dónde se encuentra el pico de la ola electoral del PP. Si ha acabado con las municipales y si, por el contrario, durará hasta las generales y, en caso de adelanto, a las andaluzas. Otros dirigentes consultados ayer admiten sus dudas sobre la idoneidad de una fecha u otra, aunque creen que Griñán habría hecho bien al no comprometerse públicamente con las elecciones de marzo. La dirección federal socialista mantiene la tesis de que las elecciones generales también serán en marzo, aunque dirigentes nacionales de este partido preferirían un adelanto a noviembre.

No obstante, algunas fuentes consultadas ayer en Madrid también descartaban un posible adelanto electoral. Y no sólo por las razones que dio el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, sino por que se entiende que Rubalcaba también necesita tiempo preparar su candidatura, la más difícil del PSOE desde 1996.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios