Mata a un amigo de "toda la vida" en una disputa por un aparcamiento

  • Los hechos ocurrieron en las fiestas de Matagorda, en la localidad almeriense de El Ejido · La Guardia Civil ha detenido al presunto autor de la puñalada mortal.

Comentarios 7

La Virgen de Guadalupe está de luto. Las fiestas patronales de Matagorda, en El Ejido (Almería), se han teñido de sangre en sus últimas horas. Julio Callejón, de 32 años de edad y vecino de la localidad, falleció ayer como consecuencia de una agresión con arma blanca a manos de Serafín Crespo también vecino del municipio y amigo de la infancia del primero. Los hechos ocurrieron en la madrugada de ayer, concretamente a las 00:20, a las puertas de una de las dos únicas casetas que acogen las fiestas patronales del núcleo ejidense, a la que acudían los jóvenes, situada frente al colegio Solymar, se desataba la tragedia.

Al parecer, según las primeras informaciones, en ese lugar comenzó una discusión entre ambos por el lugar donde había aparcado uno de ellos su vehículo. El asunto no llegó a mayores, pero poco después, el presunto autor de los hechos regresaba al lugar cuchillo en mano y le asestaba una puñalada mortal a Julio Callejón.

"Ellos eran amigos de toda la vida. Habían ido al mismo colegio. Los padres se conocían, y ellos siempre salían juntos de fiesta. No tiene sentido cuanto ha ocurrido", explicaban horas después de desencadenarse la tragedia. Asimismo, aseguran que no eran jóvenes conflictivos, aunque apuntaban que "como todos los jóvenes cuando se peleaban acababan a puñetazos, pero esto jamás se podría esperar". Ya por la mañana, ayer domingo, eran múltiples los corrillos que se formaban en las distintas calles del núcleo, y muchos los ejidenses que se acercaban hasta el recinto ferial donde ocurrió el suceso. Todos hablaban de lo mismo, de lo sucedido, pero han sido pocos los que se han atrevido a hablar. Y es que Matagorda es un núcleo de población de pocos centenares de vecinos, "todos nos conocemos", apuntaban, y por ende, muchos de ellos contestaban que acaban "enterarse porque no se encontraban en la zona en el momento de autos". 

"Yo me enteré ya de lo peor", señalaba un vecino de la zona, quien aún asombrado explicaba que "nadie se podía esperar esto. Salían siempre juntos y de hecho, cuando sucedió todo habían salido juntos. Los dos son muy buenas personas, no entendemos nada". La agresión ocurría en la puerta de la caseta, y aún ayer, tras haber limpiado el servicio municipal, quedaban restos de sangre en la carretera. Todo ocurrió frente a sus hermanos y novia. Incluso "sus padres estaban dentro de la caseta, pero no se enteraron de nada hasta que ya había ocurrido todo", indican vecinos. 

Fueron particulares los que avisaron al Servicio de Emergencias 112  de lo ocurrido. Tras producirse la agresión, el presunto homicida "huía en su coche y fueron los hermanos del fallecido los que le trasladaron hasta el Hospital de Poniente", afirman testigos de lo ocurrido. Los facultativos sanitarios ya no pudieron hacer nada por salvar la vida del joven. 

Al lugar de los hechos se desplazaban agentes de la Policía Local y Guardia Civil, que comenzaron a investigar las causas del homicidio y trataban de localizar al presunto autor de los hechos que había huido del lugar. Tras la toma de declaración de varios de los testigos presenciales, se pudo identificar con toda seguridad al presunto autor del crimen. 

Horas después, los agentes daban con el paradero de Serafín Crespo, de 21 años de edad y amigo de la infancia de la víctima y que, tal y como adelantaron fuentes cercanas a los hechos, había discutido por el lugar donde tenía estacionado su vehículo. 

Las mismas fuentes aseguraron que la investigación sigue abierta hasta esclarecer la posible participación de algunas personas que podrían haber estado en el lugar de los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios