Matan a golpes a un hombre que intentó un atraco en Málaga

  • La víctima, que quiso robar en un salón de juegos, fue apaleada por varias personas

Menos de veinticuatro horas después de la muerte a golpes de un hombre en Málaga, agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer por la tarde a dos individuos supuestamente relacionados con el crimen, según confirmó la Subdelegación del Gobierno. Fuentes policiales apuntaron que uno de los arrestados sería el presunto autor material del crimen.

Los hechos se produjeron el miércoles a las once de la noche en la calle Pacífico de la capital. Miguel B. R., de 37 años y nacionalidad española, fue golpeado por varios sujetos en la cabeza y la espalda con objetos contundentes que podrían ser un martillo o adoquines, según fuentes de la investigación. De hecho, cerca de su cadáver había varios trozos de ladrillos y una mochila con un martillo.

Minutos antes la víctima había intentado robar, sin éxito, en un salón recreativo de calle La Hoz, en el barrio de Huelin, blandiendo un arma blanca. Al no conseguirlo, salió huyendo. Varias personas que presenciaron los hechos le persiguieron. Otras dos se sumaron y corrieron detras de él hasta el número 20 de la calle Pacífico donde cayó al suelo. Aparentemente, las dos personas que se incorporaron a la persecución serían las presuntas autoras de esta muerte violenta del hombre, la número doce en lo que va de año.

Un vecino relató ayer que todo ocurrió poco después del partido de la final de la Champions entre el Barcelona y el Manchester. “Escuchamos un tumulto y nos asomamos a la ventana. El incidente duró muy poco. Vimos que el muchacho no se movía. Los agresores huyeron, pero no corriendo, iban andando tranquilamente hacia Huelin”, acotó. Según su testimonio, fueron cuatro. Tres –que eran muy jóvenes– se fueron pronto de la escena del crimen y un cuarto –que era mayor que los otros– se quedó más rezagado. El vecino aseguró que este agresor insultaba al hombre ya herido y le acusaba de intentarle robar. “Llevaban muy mala pinta los cuatro”, añadió.

Los vecinos llamaron de inmediato al 091 para informar que había un hombre sangrando en el suelo. La sala dio la alerta a los servicios de emergencia, que al llegar sólo pudieron confirmar su muerte. Tenía heridas en la espalda, en la cabeza y la cara destrozada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios