Ortega Cano comienza a comer con normalidad y su pronóstico es "menos grave"

  • El torero, que sigue en la UCI, comienza a realizar ejercicios de rehabilitación pasiva y ya no está con ventilación mecánica.

Comentarios 16

El ganadero y matador de toros retirado José Ortega Cano, que sufrió un accidente de tráfico el pasado día 28 de mayo en el que falleció el conductor del vehículo con el que colisionó frontalmente, continúa ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde ha comenzado ya a realizar ejercicios de rehabilitación pasiva y a alimentarse "con normalidad".

Según el último parte médico facilitado por el centro hospitalario en la mañana de ayer, el torero se encuentra "consciente, con buen grado de relación con el medio y no dependiente de ventilación mecánica", por lo que, "en general, presenta una evolución favorable" y su pronóstico es "menos" grave.

El diestro fue sometido hace un par de semanas a una traqueotomía y operado de uno de sus tobillos, y desde ese momento ha ido evolucionando favorablemente.

El siniestro tuvo lugar sobre las 22:40 del sábado 28 de mayo, cuando el vehículo que conducía el ganadero colisionó frontalmente con otro en el kilómetro 28 de la carretera A-8002, que une la ciudad hispalense con Castilblanco de los Arroyos, en concreto, a la altura de la urbanización La Colina.

Como consecuencia del impacto, falleció el conductor del otro vehículo, Carlos Parra Castillo, de 48 años.

El juzgado de Instrucción número 9 de Sevilla se ha hecho cargo de la investigación del siniestro y está actualmente a la espera del resultado de varias pruebas, entre ellas los análisis toxicológicos de unas muestras de sangre que fueron tomadas al torero a su ingreso en el hospital y el informe sobre la velocidad del vehículo que está realizando la Unidad de Reconstrucción de Accidentes de la Guardia Civil de Madrid. En cuanto a la primera prueba, que fue solicitada a instancias de la Fiscalía y de la acusación particular que ejerce la familia del fallecido, se trata de averiguar si Ortega Cano había consumido alcohol -el estado de gravedad impidió que se le hiciera la prueba habitual- o cualquier otra sustancia cuando sufrió el accidente, aunque tanto los guardias civiles que acudieron en su auxilio como los profesionales sanitarios que le asistieron inicialmente no detectaron síntomas de un consumo de alcohol.

El juez también está a la espera del informe pericial de la Guardia Civil sobre la velocidad del Mercedes R-320 que conducía Ortega Cano, una vez que el atestado inicial remitido al juzgado apuntaba como causas del accidente la invasión del carril contrario por parte del coche del matador y una posible velocidad inadecuada del mismo para las circunstancias concretas de la calzada en la que se produjo el siniestro. Este informe determinará la posible responsabilidad a la que se puede enfrentar Ortega Cano por el suceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios