El PP advierte que la sanidad autonómica es "un polvorín a punto de estallar"

  • La Consejería de Salud acusa a los populares de "cinismo" ante el plan de ajuste.

Comentarios 3

Cierre de centros de salud por las tardes en verano, partidas presupuestarias sin ejecutar, rebajas en las nóminas de los trabajadores, despidos de personal eventual y proyectos fantasma: la sanidad pública andaluza, según el PP, es "un polvorín que está a punto de estallar". En estos términos se expresó ayer Ana María Corredera, portavoz sanitaria de los populares andaluces en el Parlamento, para la que los ajustes en este ámbito del Ejecutivo de Griñán habrían acabado con las "supuestas líneas rojas" marcadas por el PSOE en cuanto a su voluntad de salvar de los recortes a las políticas sociales.

Para Corredera, que ofreció ayer una rueda de prensa para explicar la valoración de su partido sobre la estrategia de la Junta para afrontar las repercusiones en sanidad de los compromisos de reequilibrio financiero de la comunidad autónoma, Griñán ha impuesto "un tijeretazo en toda regla", trufado además de "recortes encubiertos". Idea que, precisamente, manejó el sindicato CSIF al asociar el retraso en el cobro de la productividad de 2011 -debía aparecer en la nómina de mayo y está previsto su abono fraccionado- con los ajustes del SAS, elevando además esta queja a la categoría de incumplimiento de las reglas de juego institucionales, ya que se estarían aplicando restricciones fuera de la negociación sindical anunciada por la Junta en las mesas de Función Pública y Sanidad y que deben ser convocadas próximamente.

La Consejería de Salud respondió a las acusaciones de los populares y tildó de "cinismo" su actitud ante los ajustes, ya que vienen impuestos por el Gobierno de Rajoy y, concretamente, en el ámbito sanitario, por un decreto del Ministerio de Sanidad "que desmantela el sistema sanitario tal y como lo conocemos hoy".

El departamento responsable de la asistencia sanitaria en Andalucía rebatió los trazos del panorama catastrófico que había dibujado Corredera en sus declaraciones y recordó las inversiones en infraestructuras en centros de salud y hospitales en la legislatura anterior y la "normalidad" del funcionamiento de la sanidad pública andaluza durante los meses de verano, "como se comprueba" al terminar cada temporada estival. "No se va a producir una merma en la calidad de la atención a los andaluces", señaló la Consejería de Salud.

La identificación explícita del área de recursos humanos como capítulo de ajuste está asumida como objetivo del plan de reequilibrio de la Junta, que debe reducir esa partida en 777 millones de euros. En el ámbito sanitario, a ello se suman las consecuencias del decreto-ley de medidas urgentes del Ministerio de Sanidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios