El PP interroga por octava vez a Chaves sobre Matsa en el Congreso

  • El diputado popular Juan José Matarí le pide que siga los pasos de Guerra y dimita · El vicepresidente tercero insiste: "Mi hija no ha intervenido en ese expediente"

Poco antes de que el diputado del PP por Almería Juan José Matarí preguntara al vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, por la subvención de la Junta a la empresa Matsa, donde trabaja su hija, en la sesión de control al Ejecutivo, se escuchó nítidamente una voz procedente de la bancada socialista que decía, en tono cansino, "otra vez".

Y es que el PP volvió a llevar por octava vez la cuestión al Congreso, y en esta ocasión buscando un nexo entre la Andalucía de Juan Guerra y la de Chaves. El ex mandatario andaluz, más fresco y menos amortizado, se defendió mucho mejor que el miércoles anterior, y dejó el asunto sin recorrido en el Congreso ayudado quizás por su cierre hasta el próximo mes de septiembre (sólo está previsto un pleno extraordinario entre el 20 y el 25 de julio).

Matarí, que en esta ocasión leyó bien los papeles, planteó su pregunta, referida al régimen de incompatibilidades de "quien presidente un Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma", con un preámbulo laboral que engarzaba con el miércoles anterior dándole categoría de culebrón político al caso. "Estoy de acuerdo con usted: su hija tiene todo el derecho a trabajar en Andalucía. El mismo derecho que tienen, ni más ni menos, los 944.000 parados que usted abandonó en Andalucía, señor Chaves", dijo el diputado popular. "El problema no es su hija ni sus hermanos; el problema es usted. Sus abusos de poder, y que ha incumplido la ley al conceder diez millones de euros a la empresa que apoderaba su hija", sentenció Matarí.

Chaves le replicó que su pregunta sólo buscaba plantear una "insinuación inadmisible". "Yo no tengo duda alguna, y por eso le puedo decir que nunca he incumplido en el supuesto que ha planteado", explicó el ex mandatario andaluz. A su juicio, Matarí debería "declararse incompatible con el trabajo sucio que le encarga quien siempre pierde y nunca da la cara".

Matarí insistió en que Chaves, al no inhibirse en la sesión del Consejo de Gobierno que certificó la subvención a Matsa, incumplió "gravemente" la Ley de Incompatibilidades de Andalucía, "favoreciendo a la empresa de su hija con un claro caso de tráfico de influencias". El diputado popular se mostró convencido de que el caso tiene todos "los elementos necesarios" para declarar la incompatibilidad de Chaves. Matarí comparó la Andalucía de Juan Guerra con la que "19 años después" ha dejado Chaves, marcada por el nepotismo y el abuso de poder, y le pidió que siguiera los pasos de Alfonso Guerra y presentara su dimisión.

El ex presidente se defendió igual que lo ha hecho desde el primer día. "En ningún trámite actuó Paula Chaves como apoderada", aseguró. "La única incompatibilidad es la de ustedes con la verdad. La desprecian". El vicepresidente tercero animó a Matarí a decir la verdad, y recordó que el PP lleva 20 años pidiendo su dimisión "simplemente porque no han sido capaces de ganar las elecciones en Andalucía". "Si ustedes quieren arreglar sus problemas de credibilidad en Andalucía pidan la dimisión de quien siempre les condena a la derrota y les obliga a traer a esta Cámara tanto rencor y resentimiento como el que ustedes sienten por Andalucía", concluyó Chaves.

En el segundo asaltó, el diputado popular por Málaga Juan Manuel Moreno arrancó subrayando que era la octava ocasión que el PP traía a la Cámara Baja "sus gloriosos incentivos. Hoy es el último pleno, debería aprovechar la oportunidad".

Chaves criticó que el Congreso fuera la Cámara elegida por el primer grupo de la oposición para juzgar a un ex mandatario andaluz y cuestionó que el PP esté cumpliendo con los requisitos de transparencia y publicidad a tenor de lo que estaba ocurriendo a lo largo de las últimas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios