PSOE y PP discuten por vigesimoséptima vez en el Parlamento la rehabilitación de San Telmo

  • Los populares recriminan de nuevo el "despilfarro" en esta obra en estos tiempos de crisis

El debate recurrente de la rehabilitación de San Telmo volvió ayer al Parlamento. Y es ya la vigesimoséptima vez que se aborda sin ninguna novedad. Ni en las cifras ni en los argumentos que se cruzan desde hace meses la bancada del PSOE y del PP -los seis escaños de IU se quedaron vacíos ayer por secundar sus titulares la huelga general-. Pero los populares parecen no estar dispuestos a dejar de explotar el filón que creen que han encontrado para demostrar el culto a los "caprichos caros" y el "despilfarro" del Gobierno andaluz, cuando hay un millón de parados en Andalucía, y eso llegó a provocar hastío en el Gobierno andaluz. Porque a idénticas acusaciones, la consejera de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo, Mar Moreno, le volvió a tocar tener que dar los mismos datos que viene repitiendo como una cantinela y dejó entrever su cansancio, sobre todo, porque está convencida de que de nada sirven cuando el PP tiene tan clara su estrategia de "desprestigiar" a la Junta.

Aun así, Moreno reiteró de nuevo que son 46,7 millones el coste final de las obras -38 millones, según recordó, se desembolsaron entre 2006 y 2008, antes de que estallara la crisis-, de los que sale un promedio de 1.400 euros por metro cuadrado en edificación y 115 euros el gasto en cada metro cuadrado de jardín. Un gasto "modesto" para la consejera que, sin embargo, contrasta con lo caro que sí admitió que sale el mantenimiento del inmueble, pero que tiene su justificación: "¿Es mejor mantener un edificio histórico o su abandono?", cuestionó.

A pesar de que todo sonaba a viejo, la teoría de que la mejor defensa es un buen ataque, llevó a Moreno a estrenar un nuevo argumento: por qué el PP no cuestiona las sedes de otros gobiernos autonómicos como Galicia, Valencia o Madrid, comunidad esta última que tiene una sede presidencial en cuya rehabilitación se gastaron 450 millones.

El PP entró al trapo, pero siguió el esquema que tiene trazado desde hace meses. En Madrid, Esperanza Aguirre ocupa el 15% del inmueble -según Moreno, el coste de las obras sería de 90 millones, casi el doble de lo que ha costado la sede andaluza-, porque el resto tendrá usos culturales, mientras José Antonio Griñán ocupará el 60% -el 40% será para exposiciones y actividades culturales, según una de las últimas respuestas por escrito del Gobierno andaluz-. Porcentajes y usos aparte, el parlamentario Jaime Raynaud desplegó el argumentario de su partido que pasa por el mármol de Carrara, las lámparas de diseño sueco y los vaivenes en las cifras aportadas por la Junta -se redondearon en una ocasión los 46,7 millones en 50-, que no le hicieron mover un ápice la posición que defiende y que le llevó a comparar San Telmo con una actualización del "Palacio de Versalles con los Jardines de Babilonia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios