El PSOE duda de la "viabilidad" de un futuro pacto con IU en la Junta

  • Griñán asegura que la abstención de IU para que gobierne el PP en Extremadura demuestra "que en la izquierda se puede confiar menos que en la derecha".

Comentarios 16

 El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y la presidenta del PSOE de Andalucía, Rosa Torres, coincidieron ayer en dudar seriamente de las posibilidades y conveniencia de un hipotético pacto con Izquierda Unida en el caso de que el PSOE no revalidara la mayoría absoluta que le permite gobernar en solitario la Junta de Andalucía. La reciente decisión de la agrupación de izquierdas de apoyar el cambio político en favor del PP en la Junta de Extremadura ha sido el detonante para que los dirigentes socialistas andaluces mostraran ayer su malestar con IU. 

Griñán aseguró que cualquier político, militante y votante de izquierda sabe que ante la investidura de una opción conservadora "hay que decir no" y olvidarse de la abstención. El también secretario general de los socialistas andaluces afirmó que el electorado extremeño votó mayoritariamente a la izquierda y que el PP fue el partido más votado sólo porque la derecha "está unida" y la izquierda no lo está y que la actitud de IU sólo consigue "desvirtuar el mandato representativo". 

Para el presidente andaluz, lo sucedido en Extremadura es una "señal inequívoca de que en la izquierda se puede confiar menos que en la derecha". Según el presidente andaluz, la derecha recibe los votos y con esos votos hace lo que quiere el electorado, es decir,  gobernar, mientras que en la izquierda se dividen los votos y muchas veces los representantes "defraudan las expectativas de los votantes, que es lo más grave que puede pasar en democracia".

  En una línea similar se expresó Rosa Torres, quien consideró que, tras el precedente de Extremadura, "hay más dudas que nunca sobre si sería viable o no" un pacto con IU. Torres aseguró que "todos sabíamos que la derecha tiene dos caras, pero desconocíamos cuántas puede llegar a tener" IU y que la decisión habrá supuesto un importante revés para sus votantes, ya que la formación de izquierdas está teniendo una actitud "bastante incoherente" y  "temeraria". Finalmente, la presidenta del PSOE-A indicó que lo ocurrido en Extremadura "es casi malversación de la voluntad política de los votantes de Izquierda Unida". 

El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, por su parte, aplaudió las palabras de Griñán sobre la diferencia entre los partidos conservadores y progresistas: "Ha sido muy claro y ha dejado las cosas en su sitio al decir que no se puede confiar en la izquierda y que se puede confiar más en la derecha". Además, Sanz respondió a otras declaraciones de Griñán en las que afirmaba que sólo dimitiría si el pueblo le retiraba la confianza despositada en él. "Todo el mundo sabe que a Griñán no le ha dado la confianza el pueblo andaluz", dijo Sanz, para añadir que "cuando haya ido a unas elecciones como secretario general del PSOE-A pasará a la historia por haberlas perdido por primera vez".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios