Pendón se suma a las críticas a la dirección del PSOE en Málaga

  • Respalda las opiniones de Juan Fraile, quien pidió la dimisión del secretario general malagueño, y exige que los resultados del 22-M supongan "un punto de inflexión"

Las aguas vuelven a picarse en el hasta hace poco tranquilo océano del PSOE. Los nefastos resultados obtenidos por la formación en los comicios municipales del 22-M han abierto grietas en varias provincias andaluzas, de las que Málaga se está convirtiendo, junto a Almería, en estandarte. A los testimonios de José Aurelio Aguilar Román, quien fuera número dos del partido en Málaga, y del histórico dirigente malagueño Juan Fraile, se sumó ayer Salvador Pendón, presidente en funciones de la Diputación provincial.

Pendón, al que apenas le quedan un par de semanas en sus actuales funciones institucionales, avaló las críticas que el pasado lunes realizó Fraile y, si bien no usó en ningún caso la palabra dimisión, sí exigió "un punto de inflexión" por parte de la formación con el fin de fijar una ruta clara a seguir. "Dentro de la situación de debilidad propiciada por los resultados hay elementos específicos en nuestra provincia que requieren un análisis profundo y un cambio de actitudes, de discursos, de modelo de relación con la sociedad y esa es una ingente tarea que necesita de la participación de mucha gente", dijo.

Pendón también consideró que "si de verdad la organización quiere ser de nuevo vanguardia de la sociedad, tiene que volver a contar con la sociedad; los ensimismamientos son perniciosos siempre y si persistimos en ello, difícil lo tenemos". Cuestionado por la reflexión realizada por el aún edil de Ronda Juan Fraile, que afirmó en una entrevista reciente que él no hubiese permanecido cinco segundos como secretario general con los resultados del pasado 22-M, Pendón fue escueto pero contundente: "Desde 1994 o 1995 los pronunciamientos políticos de cada momento casi siempre los he compartido con Juan Fraile".

A su juicio, una muestra de la situación en la que en este momento se encuentra el PSOE en Málaga es que "llegue a ser noticia" que un militante "en el ejercicio de su libertad individual y de su responsabilidad como militante pida reflexión". En este sentido, Pendón aseguró que "habrá algo que no funciona en el sistema de partido, del mío y de los demás, porque es algo que suele suceder habitualmente".

Pendón pidió a la dirección provincial malagueña que tenga "un gesto" con el que exponga ante la ciudadanía "que se ha dado cuenta de lo que ha pasado en Málaga, y con el que recuperar el espacio perdido". Según el todavía presidente provincial, "la pasividad traslada siempre una sensación de satisfacción con el momento en que se vive, si se advierte como insatisfactoria la situación hay que actuar de alguna manera".

Pendón quiso desvincular cualquier crítica efectuada en la provincia malagueña con los movimientos surgidos en Almería, donde la hasta ahora dirección provincial arremetió duramente hace unos días contra el actual secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, antes de dimitir. Sobre ello, el dirigente provincial malagueño aseguró que lo ocurrido en Almería nada tiene que ver con Málaga y fue claro al señalar: "No está en el ánimo de un solo militante de la provincia, al menos no en el ánimo del que les habla".

Quien optó por guardar silencio ante las voces críticas surgidas en los últimos días fue el secretario general del PSOE, Miguel Ángel Heredia. Desde la organización explicaron que su planteamiento es el de "no responder a ningún compañero del partido públicamente". Un apunte que, añadieron, realizó el mismo Heredia en el marco del Comité Ejecutivo Provincial del partido, en el que se dio luz verde al listado definitivo de diputados provinciales. En este órgano, Heredia habría mostrado su apuesta por que los pronunciamientos sobre cuestiones internase se desarrollen en los órganos de la formación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios