La Policía decomisa un millar de obras de arte de acusados en el caso Malaya

  • La mitad de las piezas se intervinieron en las oficinas de Córdoba del empresario Rafael Gómez, 'Sandokán' y podrían pertenecer a Carlos Sánchez y Andrés Liétor · También hubo registros en Marbella y Granada

Comentarios 4

El Cuerpo Nacional de Policía ha intervenido en Córdoba, Marbella y Granada un millar de obras de arte supuestamente propiedad de varios acusados en el caso Malaya. El grueso se localizó en las oficinas del grupo de empresas de Rafael Gómez Sánchez Sandokán, donde los funcionarios de la unidad contra la Delincuencia Económica requisaron un total de 410 cuadros que se encontraban en depósito dentro de las instalaciones del Parque Joyero propiedad del empresario cordobés, imputado en el sumario contra la corrupción en Marbella. Las actuaciones, ordenadas por el Juzgado número 5 de este municipio, aún están abiertas, según informó ayer el Ministerio del Interior.

La información oficial difundida por la Policía señala que las obras han sido requisadas porque, a pesar de que estaban en depósito de Rafael Gómez en una de sus empresas, no eran propiedad del joyero y constructor. Las sospechas de los investigadores se dirigen a que los bienes requisados son propiedad de otros dos imputados en Malaya, C. S. y A. L. Detrás de esas iniciales se encuentran Carlos Sánchez y Andrés Liétor, en libertad bajo fianza de 250.000 euros por los supuestos delitos de cohecho y malversación de fondos públicos. En el sumario del caso se tacha a Sánchez como mentor de Juan Antonio Roca, el principal acusado, en determinados negocios relacionados con la promoción.

Las obras requisadas ayer de forma preventiva podrían constituir los fondos de un museo público de dimensiones medias. Según la Policía, entre las piezas hay presuntos títulos de artistas como Sorolla, Tàpies, Dalí o Miró, entre otros. Rafael Gómez aseguró ayer que no era propietario de las obras, pero que habían sido cedidas para pagar una deuda tributaria.

La operación policial tuvo continuidad en un local comercial de Marbella, donde se localizaron más piezas de arte. Se intervinieron alrededor de 200 cuadros, 300 litografías y siete esculturas de bronce de grandes dimensiones, así como una colección de figuras de arte africano, entre otros efectos. Todas estas piezas están pendientes de catalogar.

El tercer registro tuvo lugar en Alhama de Granada, donde los agentes intervinieron un cortijo valorado por los investigadores en 15 millones de euros. Su propiedad se liga directamente al constructor Carlos Sánchez. La Policía detalló ayer las condiciones de la finca, que incluía colección de arte propia, capilla con piezas de arte religioso, gimnasio, un picadero con 58 caballos y antigüedades. Los nuevos registros se enmarcarían en una investigación por un posible delito de alzamiento de bienes por parte de uno de los procesados.

El grupo de empresas de Rafael Gómez aseguró ayer no tener constancia de que las obras de arte que estaban en su depósito fueran propiedad del ex asesor de Urbanismo de Marbella, Juan Antonio Roca, principal imputado en el caso Malaya. Los primeros datos que se conocieron fueron difundidos por El País, que aseguraba que Roca era el propietario del lote. En el sumario de la operación Malaya, Gómez y Roca aparecen como accionistas de una empresa, Marbella Airways, que adquirió un jet privado para establecer una compañía dedicada a los vuelos de negocios. El avión fue abandonado tras no abonarse la factura de una reparación. Ahora es propiedad del Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios