La Policía rescata a un niño que llevaba 17 días abandonado

  • Los padres del menor, de 6 años, están en paradero desconocido

Efectivos de la Policía Nacional adscritos la Policía Autonómica acudieron durante el domingo a un edificio de viviendas de la capital cordobesa, en uno de cuyos pisos, tal y como habían denunciado previamente los vecinos, vivía solo, desde hace más de dos semanas, un niño de seis años de edad, cuyos padres se marcharon y no le dejaron al parecer al cuidado de ningún adulto.

Según la información recabada entre los vecinos del mencionado inmueble, situado en la calle Fernando IV, en la zona de Levante y muy próxima a la avenida de Carlos III, fue el propio niño quien abrió a los agentes policiales cuando éstos llamaron a la puerta del piso el pasado domingo, una vez que recibieron el mencionado aviso. Tras ser sometido a un estudio médico, los facultativos concluyeron, según indicó ayer la jefa de la Policía Autonómica, Encarnación Manrique, que el pequeño no presentaba problemas de salud, por los que la custodia del menor ha pasado ahora, y mientras se investigan los hechos, a la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta, que lo ha alojado en uno de los centros que tiene en la ciudad.

La madre del menor, de nacionalidad marroquí, al parecer se marchó a su país de origen 17 días antes, sin que se conozcan las razones por las que dejó al niño solo. El padre del chico, que los vecinos indicaron que es de nacionalidad española, tampoco está en la ciudad, aunque se desconoce el lugar y la fecha de su marcha. aunque los vecinos afirmaron que hacía algún tiempo que no vivía ya con la madre del menor.

Entre tanto, el niño salía de la vivienda y se acercaba tanto hasta un bar cercano, llamado Tiburón y muy popular en la zona, como a un supermercado situado en los bajos de la casa, donde le han estado dando de comer . Los propietarios de la tienda explicaron ayer que la ausencia de los padres del menor era habitual, aunque no durante periodos tan largos.

La larga falta de la madre propició sin embargo que los residentes, según relató ayer Antonio, el propietario del bar, tuviesen que hacerse cargo incluso de la limpieza e higiene del pequeño, al que llegaron a alojar alguna noche en su casa. Finalmente decidieron dar aviso a los agentes.

La información de los vecinos, y no confirmada por la Policía, resultaba confusa ayer en algunos aspectos porque algunos hablaban de adultos realquilados en el misma vivienda, pero que tampoco acudían a menudo ni se hacían cargo del chico. También señalaron algunas fuentes que la mujer marroquí tenía otros dos hijos de unos siete y dos años que al parecer sí se llevó con ella.

El menor está ahora en una casa de acogida. Cabe la posibilidad de que se le retire la tutela del menor a sus progenitores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios