Prisión para el acusado de quemar a su ex mujer en su piso de La Línea

  • Los vecinos de La Atunara despidieron a Josefa Morente, fallecida en el incendio de su vivienda, mientras el presunto autor de los hechos declaraba ante el juez

La ex pareja de Josefa Morente Leal, que falleció en el incendio de su vivienda en la calle Palangre, en La Atunara (La Línea, Cádiz) el pasado jueves por la mañana, pasó ayer a disposición judicial y está en prisión incondicional. La Policía Nacional trasladó a J.M.E, de 43 años, alias El Besugo, al juzgado, a las ocho de la mañana desde los calabozos de la comisaría, pues fue detenido por haber provocado supuestamente el fuego que se cobró la vida de Josefa, de 40 años, y que hirió de gravedad a la hija de ambos, Libertad, de dos años y medio, y a otra hija de la mujer, Nazaret, de 19.

El prisionero no pasó a disposición judicial el viernes porque la Policía Nacional temía que los vecinos de La Atunara acudieran a la zona, tal y como ocurrió, y es que un centenar de personas del barrio se concentraron entre la comisaría y el juzgado ese mismo día y lanzaron gritos de "asesino" a J.M.E.

Tras declarar media hora en el juzgado de instrucción número 2, el juez ha decretado prisión incondicional para J. M. E. y le ha imputado un delito de homicidio, otros dos de homicidio en grado de tentativa y otro de daños.

Mientras tanto, en la misma mañana, en la iglesia del Carmen, se celebraba el sepelio de Josefa Morente. La Policía Local escoltó el coche desde el tanatorio hasta la parroquia de La Atunara y desde ahí hasta el cementerio. Tras el féretro caminaban familiares y amigos, que quisieron acompañar sus restos mortales hasta el camposanto de San José.

El cuerpo sin vida de Josefa Morente, víctima de la violencia machista, fue recibido con aplausos a su llegada a la iglesia del Carmen, donde se celebró la misa a la que acudieron centenares de personas, aunque la mayoría de quienes asistieron tuvieron que quedarse por falta de espacio.

A la llegada del féretro se vivieron también momentos de tensión y mientras, muchos no podían contener las lágrimas, llegando a producirse incluso algunos desmayos, otros pedían que se hiciese justicia y llamaban "asesino" al supuesto autor de los hechos.

Durante la misa, el párroco recordó que Josefa era devota de la Virgen del Carmen y afirmó que a "Cristo lo mataron de mala manera y a Pepi también". En representación del Ayuntamiento acudió la concejal de Asuntos Sociales, Inmaculada Olivero.

El estado de las dos hijas de Josefa Morente que resultaron heridas en el incendio sigue siendo grave. Tanto Nazaret, de 19, como Libertad, de dos años y medio, permanecen ingresadas en la UCI del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, con el 42% y el 20% del cuerpo quemado, respectivamente.

Los hechos tuvieron lugar en la mañana del jueves cuando comenzó a arder el número 13 de la calle Palangre. La rápida actuación de la Policía Local y la colaboración de los vecinos hizo posible sacar a la pequeña Libertad por una ventana, ya que los agentes cortaron dos barrotes con una radial. Los bomberos lograron salvar la vida de Nazaret pero no se pudo hacer nada por Josefa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios