El Rey y Obama irán a pie desde el Alcázar hasta la Catedral

  • Felipe VI acompañará al presidente estadounidense en su visita a los dos monumentos durante la mañana del domingo. La comitiva americana partirá en coche desde el Hotel Colón.

Felipe VI y Barack Obama pasearán juntos por el centro de Sevilla la mañana del domingo. Lo harán acompañados por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Y, claro está, por los cientos de policías que se desplegarán durante el fin de semana por las calles del casco histórico, que amanecerá el domingo completamente blindado. El paseo será breve, de apenas un centenar de metros, los que separan el Alcázar de la Catedral, los dos únicos monumentos que el presidente de EEUU visitará en Sevilla. Esa al menos es la previsión con la que trabajan las autoridades españolas, si bien puede haber cualquier modificación de última hora y que el trayecto se recorra en coche.

La noche antes, el Rey recibirá a Obama en el aeropuerto de San Pablo. Felipe VI estará acompañado por la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría. El Air Force One aterrizará en suelo sevillano sobre las once de la noche del sábado. De ahí, Obama será trasladado al Hotel Colón, donde tiene previsto pasar la noche si tampoco hay cambio de última hora. La delegación norteamericana tiene reservas en otros hoteles, como el cercano NH Plaza de Armas, donde incluso cuentan con una sala llena de monitores y mapas de Sevilla a la que desde hace semanas se ha prohibido el acceso a los empleados.

El programa oficial de la visita de Obama a la ciudad aún no está cerrado y puede haber alguna modificación. El líder demócrata ha expresado su deseo de dar un paseo por Sevilla la mañana del domingo. El Rey, que invitó a Obama a viajar a España en el encuentro que ambos mantuvieron en septiembre en EEUU, hará de anfitrión y le acompañará entre la Catedral y el Alcázar. Un guía le explicará en inglés el templo metropolitano, mientras que en el palacio será un empleado quien le relate todos los detalles.

 La estancia de Obama en Sevilla será fugaz y es muy probable que ni siquiera almuerce en la ciudad. Una vez concluida la visita al templo metropolitano y al Alcázar, Obama se marchará a la base naval de Rota, donde la Armada de EEUU tiene atracados cuatro destructores que participan en el escudo antimisiles de la OTAN.

Mientras se cierra la agenda de Obama en Sevilla, los preparativos continúan en los lugares por los que pasará el presidente norteamericano. El Hotel Colón ya cuenta con una fuerte presencia policial en sus inmediaciones. En los últimos días, la Policía ha ido visitando las tiendas cercanas y pidiendo a los empleados que alertaran de cualquier persona o movimiento sospechoso. También lo habían hecho antes con la parroquia de la Magdalena, cuya parte trasera linda con el hotel. Ayer, varios jefes de la Policía Nacional y también de la Local inspeccionaron el establecimiento en el que se hospedará el presidente estadounidense, que tiene desde hace semanas 80 habitaciones reservadas.

Alrededor del hotel habrá un perímetro de seguridad. Ningún vehículo particular podrá aparcar en los alrededores del establecimiento ni en calles como Canalejas, Cristo del Calvario o San Pablo. Toda la zona está ya llena de placas que indican que está prohibido aparcar los días 9 y 10 de julio y que los vehículos que lo hagan serán retirados por la grúa municipal. 

Los responsables de la Unidad de Intervención Policial (UIP) -con el jefe, Lorenzo Fagé, a la cabeza- estuvieron examinando el posible recorrido que hará la comitiva de Obama, que será trasladado en coche desde el Hotel Colón hasta la Catedral. Junto a los mandos de la UIP estuvieron el director del Cecop, Rafael Pérez, y el jefe de la Policía Local, el superintendente Gabriel Nevado, entre otros cargos. 

Ellos sí hicieron el camino a pie y parándose en todos los cruces de calles, y revisando todas las zonas que deberían despejarse, como el aparcamiento subterráneo de El Corte Inglés de la Magdalena. La comitiva de jefes policiales partió del Hotel Colón y continuó por la calle Cristo del Calvario para salir a San Pablo. 

Tras pararse a examinar el garaje de la Magdalena, continuaron por Méndez Núñez. En esta calle se detuvieron en los cruces con Moratín y Albareda. Luego llegaron a la Plaza Nueva y siguieron por la Avenida de la Constitución, donde hicieron una parada frente a la sede del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Llegaron a la Catedral y se encaminaron a la esquina del templo frente al Archivo de Indias. Hubo una nueva parada en la Puerta del Príncipe, la misma por la que entró la reina de Inglaterra en 1989, el rey Juan Carlos en la boda de su hija Elena en 1995, y el cardenal Carlos Amigo Vallejo en su primera entrada como príncipe de la Iglesia en 2003. El camino que hizo Juan Carlos I llevando del brazo a la infanta Elena es el mismo que hará Obama a pie con Felipe VI. Es la puerta que da justo al túmulo de Colón, y es la que habitualmente se reserva a las autoridades, por lo que lo más probable es que acceda a la Catedral por ella.

Después, los responsables del dispositivo de seguridad se encaminaron hacia el Alcázar, en cuya Puerta de los Leones se detuvieron. Allí se reunieron en plena calle con varios representantes de la delegación estadounidense, con los que compartieron impresiones. En la zona monumental de la ciudad también se establecerá un perímetro de seguridad. Se cerrarán los callejones que dan al barrio de Santa Cruz y nadie podrá acceder al Alcázar por el Patio de Banderas. En las próximas horas se cerrará definitivamente el programa oficial de la visita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios