Roca dice que le ingresaron más de 17 millones de pesetas por cajero

  • El cerebro de la operación Malaya declara en el juicio de las minutas que el dinero apareció "sorpresivamente"

Juan Antonio Roca, que pasará a la historia local por ser el cerebro económico del gilismo marbellí, se mostró ayer perplejo porque en 2001 hubieran "aparecido" en las cuentas de la sociedad Planeamientos 2000, que él gestionaba y desde la que se hacían y deshacían los negocios y la política urbanística de la época, 17,8 millones de pesetas ingresados a través de un cajero automático.

La Fiscalía Anticorrupción acusa a Juan Antonio Roca en el caso Minutas de un delito de fraude en concurso con otro delito de malversación porque ese dinero apareció en las cuentas de Roca poco antes de pagar 13,3 millones a la Asesoría Económica None para que realizara un informe contable de las sociedades que él controlaba en el Ayuntamiento y que después el abogado y presidente del Sevilla, José María del Nido, incorporó a las alegaciones que presentó contra el anteproyecto de fiscalización elaborado por el Tribunal de Cuentas.

Anticorrupción afirma en su escrito de acusación que None recibió este dinero pese a no haber formalizado ningún contrato con el Ayuntamiento para hacer un informe que realmente no existió. Roca, presunto cerebro de la trama de corrupción política y urbanística investigada en la operación Malaya y condenado a seis años y 10 meses de cárcel en el caso Saqueo por el desfalco de Marbella, afrontó el interrogatorio del fiscal Francisco Jiménez-Villarejo con una seguridad inquebrantable. Expresó con voz ligeramente aflautada su "perplejidad" por que se hicieran en una cuenta en la que sólo él tenía firma dos ingresos desde un cajero automático por valor de 12,5 y 5,8 millones de pesetas. "No tengo ninguna explicación", dijo.

Contra esa misma cuenta se libró seguidamente un cheque que ascendía a 13,5 millones que fue cobrado por los responsables de None, coacusados también en este procedimiento. Sin embargo, Roca se negó a considerar si es suya la firma que aparece en la fotocopia del cheque, ya que el original no ha podido ser aportado al procedimiento. Indicó que por sistema sólo está dispuesto a reconocer aquellas rúbricas que aparecen en documentos originales o en copias compulsadas.

Roca marcó las distancias con todo el asunto de los honorarios pagados a Del Nido y a otros profesionales que supuestamente colaboraron en la preparación de las alegaciones contra el anteproyecto de fiscalización del Tribunal de Cuentas. Argumentó que no supo de la existencia de None hasta que comenzó este procedimiento por el pago de minutas supuestamente desorbitadas a José María del Nido. De hecho, y de acuerdo con la versión de la Fiscalía, None no se constituyó formalmente hasta después de que se pagaran los 13,3 millones de pesetas.

Afirmó que nunca se ocupó de la contabilidad de Planeamientos, sino que toda la documentación la remitía periódicamente al Club Financiero, o sea la casa-empresa del alcalde Jesús Gil, donde el abogado José Luis Sierra tenía su despacho, y que él se encargaba de proponer mensualmente al Ayuntamiento una serie de pagos, pero que quien tenía la capacidad para ordenar y ejecutar las órdenes de pago que considerara oportunas era el fallecido Gil.

Roca admitió que no podía aclarar cómo había llegado el dinero a la cuenta de Planeamientos, porque él nunca lo pidió, ni cómo habían salido de ella los 13,5 millones de pesetas para pagar los supuestos servicios de None. "La única conclusión es que se aprovisionaran por otra fórmula y se ordenaran efectuar los pagos por un trabajo que había contratado la Alcaldía o el consejo de administración". O sea, echó balones fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios