Andalucía

El SAS aplicará los recortes en las nóminas desde este mes

  • Los conceptos retributivos en la sanidad pública andaluza bajarán un 5%, con la salvedad de la paga extra de juniol Nuevas tablas retributivas del SAS en el siguiente enlace acortado: http://tinyurl.com/2ufzey8

Comentarios 9

Las nóminas de los trabajadores del SAS, desde personal médico a pinches de cocina pasando por la división de Enfermería, superan holgadamente la suma de 4.230 millones de euros a pagar este año. Se les va a meter la tijera, como es sabido, en un 5%. Se hará de inmediato: la Administración sanitaria acaba de anunciar que esa reducción ya se aplicará en la nómina de junio en todas las categorías y en los diferentes conceptos retributivos.

La paga extra de junio de este año se salva de la quema ya que, según el SAS, "recoge la cuantía del complemento de destino y específico sin reducción del 5%" y además incluirá en los conceptos de sueldo y trienios las mismas cantidades proporcionales consignadas en las nóminas previas al decreto de recortes. Pero está claro que nadie le va a hacer la ola por ello al director general de Personal del SAS, Antonio Valverde.

El desarrollo de la carrera profesional, la convocatoria de oposiciones, las líneas de crédito abiertas sin problemas y unas relaciones razonablemente engrasadas entre la Administración y las centrales sindicales representativas del sector han mantenido tranquilo durante los últimos años el ambiente laboral de las organizaciones asistenciales de la sanidad pública, salvo estridencias puntuales.

Los datos que acaba de publicar el SAS (el sueldo base de un médico pasa de 1.161,30 euros más 44,65 por trienio a quedarse en 1.109,05 más 42,65 euros por trienio al mes) ya se esperaban y la última reunión de la mesa sectorial , a comienzos de semana fue el prólogo de este anuncio de aplicación del decreto de recortes del Gobierno central. Ha habido concentraciones en las puertas de algunos centros (Satse), invectivas contra el SAS por "hacer ver ante la opinión pública que las empleadas y empleados públicos somos los culpables de la crisis" y aviso de que cualquier incidente será responsabilidad del patrón (UGT) o acusaciones contra los negociadores de la Administración sanitaria andaluza de cometer "un atentado contra la negociación colectiva" (CSIF). La marca estatal del Sindicato Médico Andaluz, la CESM, amenazaba ayer directamente con la huelga.

La Consejería de Salud se está haciendo el cuerpo a la nueva situación y nadie es capaz de predecir ahora si el personal del SAS va a asumir la reducción de sueldos con resignación o va a respaldar, a las puertas del verano y las vacaciones, a los sindicatos. Todo el mundo, hasta los propios sindicatos, está esperando a que acabe de moverse el paisaje tras la sacudida que supuso comprobar, de boca del Gobierno de la Nación, que los recortes en función pública y pensiones iban en serio.

Los sueldos no son el único problema del SAS. Incluso es posible que no sea el mayor de ellos. Aunque el Gobierno de la Junta ya ha dicho que la sanidad pública es una prioridad ante la crisis, el impacto se va a notar. El País Vasco ya ha anunciado que va a cerrar los sábados medio centenar de centros de salud. El Gobierno catalán está teniendo problemas para librar financiación para la asistencia concertada, de importancia central en la sanidad de Cataluña. En Andalucía no se ha dicho nada de eso. El SAS, a las puertas de su plan estival de refuerzos y sustituciones, tiene ahora su primera gran portunidad para explicarse con hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios