Samuel Benítez dice al juez que es inocente y que tiene una coartada

  • El joven niega que ayudara al asesino a trasladar el cadáver de Marta y arrojarlo al Guadalquivir la noche del 24 de enero

Comentarios 12

El joven Samuel Benítez Pérez, que se encuentra en prisión provisional imputado por el asesinato de Marta del Castillo, ha declarado ante el juez que investiga el caso que es inocente y que incluso tiene una coartada que apoyaría todos los movimientos que realizó la noche del pasado 24 de enero, cuando se produjo el crimen.

Samuel Benítez insistió en su comparecencia que es inocente no sólo del delito de asesinato sino del posible encubrimiento que, de forma alternativa, le ha imputado la Fiscalía de Sevilla, según confirmaron ayer fuentes de su defensa. De esta forma, Samuel rechazó la posibilidad de que hubiese ayudado a su amigo Miguel Carcaño a trasladar el cadáver de Marta del Castillo hasta la pasarela sobre el Guadalquivir próxima a Camas y arrojarlo al río.

Samuel Benítez también rechazó que tuviera algún contacto con Miguel Carcaño la noche del 24 de enero ni en los días siguientes hasta que se produjo la detención del asesino confeso. Incluso llegó a afirmar que cuando realizó unas declaraciones en los medios de comunicación desconocía la presunta implicación de su amigo en la desaparición y muerte de Marta. Para acreditar su testimonio, el joven asegura que dispone de una coartada que pondrá en conocimiento de la Justicia tan pronto como le sea posible.

Frente a la versión que ofreció el joven, los investigadores sospechan que Samuel recibió una llamada de Miguel Carcaño Delgado, quien le habría informado de que Marta se hallaba muerta o inconsciente tras haber mantenido una violenta discusión. Samuel habría indicado a su amigo que avisara a un médico, pero el asesino, que se encontraba aparentemente en un estado de gran nerviosismo, no le hizo caso y, en cambio, le habría convencido para que le ayudara a deshacerse del cadáver, según han apuntado fuentes del caso.

El joven explicó al magistrado que recibió amenazas de la Policía contra su persona, su familia y su novia durante los tres días que permaneció detenido en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Blas Infante, hasta su puesta a disposición de la autoridad judicial, hecho que se produjo el pasado lunes, según informó Efe.

El imputado llegó a pedir que se le realizara una revisión médica por parte del médico-forense de los juzgados, en relación con los hematomas que aseguraba tener por todo el cuerpo, pero el juez que instruye la causa rechazó la práctica de la prueba. El abogado de la defensa ha vuelto a solicitar el examen forense en un escrito remitido al juzgado de Instrucción número 4.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios