Valderas llama a la integración en IU y culpa en exclusiva a los críticos de la confrontación

  • La actual dirección dice haber tenido más aciertos que errores en su gestión

La "mano tendida a la minoría" que el candidato a la reelección como coordinador regional de IU, Diego Valderas, brindó ayer en Salobreña al sector crítico en el arranque de la XVII Asamblea Andaluza, para la refundación y reconstrucción de estas siglas resultó poco convincente. El informe de gestión del Consejo Andaluz, presentado en el cónclave por el propio Valderas, no dio tregua a los no oficialistas, a quienes responsabilizó en exclusiva de la imposible convivencia bajo el mismo techo político. "Avanzadilla de ruptura, provocación y confrontación", fueron los reproches a quienes se han posicionado al lado del candidato alternativo, José Cabrero, en contraposición a las llamadas al consenso de la actual dirección.

Con estos mimbres, y como ya muchas voces de uno y otro lado aventuran, si en este cónclave el escenario no es de ruptura como en la anterior asamblea de hace un año en Matalascañas (Huelva), sí es de debilitamiento de los cr'iticos hasta su práctica extinción.

La crítica en este informe, sin embargo, no se limitó a la minoría. En un intento de evitar la autocomplacencia, sirvió para constatar la debilidad organizativa y financiera y "vicios" como el "taifismo e individualismo", que ponen en jaque la utilidad de IU. A pesar de estos defectos, la Ejecutiva valoró y se arrogó el éxito relativo de las pasadas elecciones municipales y autonómicas. "Los resultados, sin ser plenamente satisfactorios, avalan a una dirección con más aciertos que errores", recoge el documento usado por Valderas para pedir la confianza. El arranque de la asamblea tuvo también como protagonistas a 60 expulsados de Bollulos Par del Condado (Huelva) que se manifestaron durante horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios