El alcalde de Carboneras compara el hotel del Algarrobico con el toro de Osborne

  • Salvador Hernández pide al Gobierno que salve a la construcción con un indulto.

No estaba todo dicho en torno al futuro del hotel de la playa del Algarrobico. Al alcalde de Carboneras, Salvador Hernández, no se le ocurrió ayer otra cosa que solicitar el indulto del Gobierno para un establecimiento que ha sido en repetidas ocasiones declarado como ilegal por distintas instancias judiciales. Hernández comparó la construcción con el toro de Osborne e insistió en su intención de "seguir luchando para que salga adelante el proyecto del hotel".

El alcalde considera que "sería una atrocidad que se demoliera un inmueble tras una inversión multimillonaria. Es algo anormal y bestial que los ciudadanos de a pie, en el contexto más grave de crisis económica no pueden comprender". Hernández volvió a cargar contra la Junta y el Gobierno porque "el pueblo de Carboneras se siente engañado, castigado y muy maltratado" por ambos.

La Asociación de Empresarios Turísticos de Carboneras apeló a la "voluntad política" de Junta y Gobierno para permitir la apertura del hotel, e indicó que el uso efectivo del establecimiento supondría "la salvación" del sector en la comarca. La organización empresarial "está totalmente al lado" del Ayuntamiento y del alcalde.

En una línea radicalmente opuesta, las organizaciones Salvemos Mojácar y Ecologistas en Acción remitieron a la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) las dos últimas sentencias del Tribunal Supremo (TS) por las que se dictamina en firme que el hotel de Azata del Sol contraviene la Ley de Costas para que se incorporen al procedimiento en el que se dirime la legalidad o ilegalidad de la licencia municipal de obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios