Un concejal del PP no electo, nuevo hombre fuerte del alcalde de Málaga

  • Diego Maldonado, actual encargado de Vivienda, será el delegado de Urbanismo a pesar de no ir en la lista de De la Torre

Diego Maldonado, excluido de la candidatura con la que el PP concurrió a las elecciones del pasado 22 de mayo, es el hombre fuerte del nuevo equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Málaga. El alcalde electo, Francisco de la Torre, ha obviado esta circunstancia y pone sobre las manos del edil en funciones de Vivienda el departamento de mayor peso en la gestión local: la Gerencia de Urbanismo. Unas funciones que habrá de desempeñar, en calidad de delegado no electo, en coordinación con el área de Vivienda.

Si tenía previsto contar con él como parte fundamental del nuevo organigrama, ¿por qué no lo incluyó en la lista? Hasta en tres ocasiones se preguntó a De la Torre ayer por este asunto. Pero el alcalde negó cualquier componenda con la dirección provincial del partido para dejarlo fuera de la misma para posteriormente recuperarlo. Su explicación se resumió en una cuestión de números, dada su decisión de contar con once concejales de distrito y de que salen de la organización Elías Bendodo y Carlos Conde, que irán a la Diputación, como el propio alcalde. "Hay que contar con los tres delegados no electos porque no me bastaba con los electos...", comentó, al tiempo que subrayó que la formación y preparación para el puesto de Maldonado, pediatra de profesión, "que conoce bien Vivienda, encaja bien para poder hacerlo y va a cubrir perfectamente la tarea".

El otro pilar de la tarea municipal será Carolina España, que continuará cuatro años más haciendo números en Economía y Hacienda, pero a la que el alcalde le cede un departamento más amable, como Turismo, que ella misma había pedido. En este marco, se desprenderá de otras funciones como la de Empleo.

Pero Maldonado no es el único de los actuales integrantes del ejecutivo municipal que no fueron tenidos en cuenta en el reto de los comicios locales que De la Torre rescata para continuar realizando tareas en el Ayuntamiento de Málaga. Manuel Díaz Guirado pasará de gestionar los asuntos urbanísticos de la ciudad a dirigir el distrito de Carretera de Cádiz. Siempre y cuando la jueza encargada del denominado caso Piscinas, en el que se investiga la presunta comisión de un delito de cohecho en la adjudicación de la piscina de Puerto de la Torre, lo libere de la imputación que aún tiene sobre sí. Algo que, a juicio de De la Torre, es algo "sin mayor alcance".

De la Torre fue hacer hincapié en la importancia que quiere dar a los distritos de la ciudad, para lo que opta por poner al frente de algunos a concejales ya consolidados como Teresa Porras, en Cruz de Humilladero o María Victoria Romero, en Ciudad Jardín. La única duda que existía era saber si el alcalde se atrevería a dejar a Porras, inmersa en no pocas polémicas en el mandato, algunas vinculadas a las contrataciones de obras y servicios, sólo como responsable de un distrito, pero finalmente se ocupará también de Playas y Servicios Operativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios