Tribunales

El menor detenido por la muerte de la niña de Arriate se declara inocente

  • El joven, de 17 años, está ingresado en un centro de menores por este caso tras ser arrestado por la Guardia Civil por su presunta relación con la muerte de María Esther, de 13 años

Comentarios 1

El menor de 17 años que fue detenido por su presunta relación con la muerte de la niña de 13 años María Esther Jiménez Villegas, vecina de la localidad malagueña de Arriate, se ha declarado inocente ante la Fiscalía de Menores de Málaga.

Tras declarar el menor, la abogada de la familia de la víctima, Bárbara Royo, ha explicado a los periodistas que el joven no ha reconocido ser el autor del crimen pero a su entender hay pruebas suficientes para incriminarle.

Bárbara Royo ha señalado que el menor se ha negado a contestar a sus preguntas y ha reiterado que, desde su punto de vista, hay indicios suficientes no sólo para sentarlo en un banquillo sino para que un juez lo condene por asesinato.

La letrada ha recordado que también las pruebas biológicas lo incriminan y que por todo ello "el caso está muy claro" y no tiene previsto solicitar más pruebas en la fase de instrucción, "no hace falta seguir investigando, está todo clarísimo, a pesar de que él se declare inocente".

En su declaración, el menor se ha quejado del trato recibido durante su detención, pero la abogada ha explicado que "es parte de la estrategia de la defensa, para desvirtuar la investigación".

El joven acusado de la muerte de María Esther fue detenido dos semanas después de que se encontrara el cadáver de la menor con un golpe en la cabeza en la caseta de una depuradora de la localidad y actualmente está ingresado en un centro de menores.

Los investigadores hallaron restos que podrían ser de sangre en una zapatilla deportiva en el transcurso del registro domiciliario efectuado en la casa del chico -cuyo nombre corresponde a las iniciales R.V.R. -y las pruebas de ADN practicadas coincidieron con el arrestado.

El Juzgado de Menores número 1 de Málaga ordenó en febrero el internamiento preventivo del joven en régimen cerrado durante seis meses, el máximo que establece la ley, aunque podría prorrogarse por otros tres si se considera conveniente, según aseguró Royo.

La autopsia confirmó la muerte violenta de la niña, cuyo cuerpo se encontró un día después de su desaparición con la cara cubierta en una caseta donde los investigadores hallaron muchas huellas.

Dos meses y una semana antes de la muerte, se recibieron en la casa de la niña dos cartas anónimas con amenazas hacia la menor y que terminaban con la frase "María Esther, si hablas te mato".

Entonces los padres pusieron el contenido de esas misivas en conocimiento de la Policía Local y el instituto de enseñanza secundaria donde estudiaba la joven, y fue a raíz de la muerte cuando informaron a la Guardia Civil de ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios