La electrificación de la línea entre Algeciras y Bobadilla queda postergada a después de 2020

Comentarios 2

La ejecución para 2020 de la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla se adentra en el terreno de la utopía. A pesar de que desde el PP se insiste en que se cumplirán los plazos comprometidos con Europa, la revisión de lo ejecutado no deja de poner en duda ese compromiso. A la falta de proyecto para el tramo Ronda-Antequera se suman ahora inconvenientes eléctricos: la línea necesita dos subestaciones para su electrificación y estas no están incluidas entre las infraestructuras a ejecutar dentro de la planificación del sector eléctrico 2015-2020. Es más, el documento las engloba dentro del grupo de instalaciones a desarrollar en el periodo posterior a 2020.

La alarma saltó cuando el presidente de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras, Manuel Morón, inquiría al presidente de Red Eléctrica, José Folgado, sobre la situación de la infraestructura eléctrica necesaria para la línea de tren. La respuesta fue negativa: las dos subestaciones de la línea están fuera de la planificación obligatoria. Y aquello que se queda fuera de la parte vinculante de la planificación no se ejecuta. Pero además, las subestaciones sí que estaban en el borrador de regulación anterior que quedó en el cajón con el cambio de Gobierno, ya que el PP impulsó un cambio en la planificación para adaptar esta a la situación de crisis económica.

En 2011 el Gobierno aprobó un borrador de plan 2012-2020 con la construcción de las subestaciones de 400 kV destinadas a cubrir la demanda eléctrica de la Algeciras-Bobadilla. Pero en 2012 un decreto dejó sin efecto el proceso de planificación y ordenó la elaboración de un nuevo documento.

El plan en vigor calcula el coste estimado de la actuación en 17,3 millones de euros para la construcción de las dos nuevas subestaciones y sus conexiones. Un coste a ejecutar después de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios