La factura sombra empezará por el Hospital Costa del Sol

  • Salud facilitará a partir del próximo otoño datos a los pacientes sobre el coste que habrían asumido por recibir asistencia sanitaria si hubieran tenido que pagarla

La factura sombra sanitaria empezará a aplicarse en otoño, el primer centro en emitirla será el Hospital Costa del Sol de Marbella y se centrará en los costes de hospitalización, las pruebas diagnósticas, ciertas prestaciones complementarias y la farmacia. Mientras llega ese momento, la Administración andaluza perfila los detalles de esta estrategia, pensada para sensibilizar al personal sobre lo que cuesta mantener en pie un sistema sanitario público, de acceso universal y prestación mayoritariamente gratuita.

Es Celia Gómez, directora general de Planificación e Innovación Sanitaria, quien está coordinando el proyecto, complejo por los elementos que integran su articulación y por la naturaleza sensible del material que maneja: nadie tiene suficiente experiencia hasta la fecha en el mundo de la gestión sanitaria pública española para predecir cómo va a reaccionar un paciente cuando reciba, junto al alta médica, un papel que contiene el detalle de los costes que hubiera tenido que afrontar si hubiese tenido que pagar la asistencia sanitaria directamente de su bolsillo. Pero no queda otra: o la gente defiende el sistema, que financia con sus impuestos, o el sistema seguirá sufriendo la erosión de su legitimidad social (básicamente, por quienes lo pagan pero no lo utilizan) y experimentando la lenta pero incesante migración silenciosa de las clases medias hacia entornos de mayor calidad percibida y respuesta más rápida.

La elección de un grupo determinado de prestaciones y no otro para la emisión de facturas sombra responde a razones prácticas. En el ámbito de la hospitalización, se informará a los pacientes de los costes que cada centro maneja en los grupos relacionados de diagnóstico más frecuentes. En cuanto a las prestaciones complementarias, la Consejería de Salud piensa en la ortopedia, la oxigenoterapia y la diálisis, entre otras. Según Gómez, las empresas del sector que prestan estos servicios están dispuestas a colaborar. La farmacia es probablemente el capítulo mejor controlado, pero requiere, para que se pueda facilitar una factura sombra a cada paciente de su consumo en medicamentos, el apoyo de los colegios de farmacéuticos; no es previsible que sea un escollo incorporar este elemento al convenio periódico que los representantes de estas instituciones firman con la Administración autonómica. Aunque -como recuerda Gómez-, los pacientes tienen derecho a recibir un ticket cada vez que pagan en la farmacia en el caso de aportaciones de copago y ésta es una de las líneas de trabajo del proyecto, habrá además una selección de perfiles de pacientes (probablemente los de mayor consumo farmacéutico) que recibirán esa información, fácilmente obtenible del sistema de receta electrónica. La idea de la Consejería de Salud es la implantación progresiva, sin estridencias, de la factura sombra en sus centros.

El primer centro en poner en marcha la factura sombra será el Hospital Costa del Sol de Marbella, empresa pública de la Consejería de Salud con amplia experiencia de facturación a pacientes, por la asistencia frecuente a extranjeros no residentes.

"La finalidad de la factura sombra -señala Gómez- es corresponsabilizar, no alarmar; estamos seguros de que se va a entender así y queremos explicar muy bien el sentido de esa información". Para pulsar la opinión de profesionales y pacientes al respecto, la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada evaluará la percepción del impacto de la medida en esos colectivos. Además, la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias efectuará el seguimiento del proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios