El fiscal general apela a la unidad para modernizar la Justicia

  • Torres-Dulce resalta la "imprescindible evolución " del legajo a la digitalización.

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, apeló ayer en Córdoba a la "integración" de cuantos actores participan "en la tarea de la Justicia" para lograr la modernización de la Justicia. El responsable del Ministerio Fiscal, que presidió en el salón de actos del Rectorado la inauguración del XIII Congreso Nacional de Procuradores, consideró "no sólo imprescindible sino necesaria" la colaboración de jueces, fiscales, secretarios, abogados y procuradores "para la eficacia y el mejor desenvolvimiento de la Justicia".

Más de 200 personas asisten al encuentro, que profundizará hasta mañana sábado en la integración social de la procura. Torres-Dulce destacó que "si por algo se caracteriza" esta profesión "es por su condición vehicular de puente tendido para articular la comunicación de la Justicia con los ciudadanos". "Desempeña una función superior de auxilio tanto a la Administración de Justicia como a los ciudadanos", a quienes "facilita el logro de la tutela judicial efectiva".

La procura es una profesión "de ejercicio libre e independiente" y aporta a la sociedad una visión "objetiva e imparcial" del procedimiento. También es una pieza esencial para el funcionamiento de la justicia gratuita y del turno de oficio, pues los procuradores desarrollan sus "competencias profesionales a favor de quienes no disponen de recursos suficientes", destacó el fiscal general. La posibilidad de que el procurador pueda cubrir el "papel preponderante" de los actos de comunicación es una perspectiva que queda abierta en el proceso de modernización de la Justicia, reflexionó Torres-Dulce, quien destacó que "uno de los problemas más acuciantes" a los que se enfrenta la Justicia es "entrar sin trauma ni merma de calidad en el incierto tránsito a la modernidad".

El fiscal general del Estado también apeló a los cambios tecnológicos y destacó que el paso del legajo al expediente electrónico "constituye el paradigma de una imprescindible evolución". Todos estos cambios habrán de cristalizar en "una nueva forma de impartir justicia para el siglo XXI en la que los procuradores ocuparán un lugar relevante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios