Un guardia civil fue testigo de la suplantación de la madre de Campanario

  • El centro de discapacidad en Cádiz dice que el expediente de Torres "desapareció"

Un agente de la Guardia Civil que llevó a cabo la investigación de la operación Karlos relató ayer durante la celebración del juicio cómo fue testigo directo, en la propia sala de espera de la consulta, de la suplantación de la madre de María José Campanario, Remedios Torres.

El agente relató que Elisa Calvente (novia de Carlos Carretero), junto a su madre (la supuesta suplantadora de Remedios Torres) recogieron en una furgoneta a la supuesta secretaria del inspector médico Francisco Casto (ya que él negó en juicio que fuera su secretaria), para posteriormente dirigirse al Hospital Puerta del Mar en Cádiz capital, donde había que realizar la prueba médica.

El episodio hay que enmarcarlo en la sucesión de hechos que ocurren desde que María José Campanario le paga a Carlos Carretero para que, según el fiscal, le consiga de forma fraudulenta una pensión de incapacidad laboral para su madre. Remedios Torres fue dada de alta como trabajadora de una empresa de Carrretero. Era una empleada ficticia. Luego, un médico le dio la baja y, según las acusaciones (y también según Carretero), comenzó el camino hacia la pensión de incapacidad con la colaboración del inspector médico Casto Pérez.

Eladio Velázquez era el jefe de la unidad médica de valoración de incapacidad en Cádiz y jefe de Casto Pérez Lara, uno de los principales acusados de pertenecer a una organización que tramitaba pensiones de invalidez de forma fraudulenta. Dijo ayer que el expediente de Remedio Torres "desapareció".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios