Un hombre mata a su ex pareja en La Línea incendiando su vivienda

  • La mujer había presentado varias denuncias por malos tratos, pero no se había acogido al programa de protección de víctimas de violencia de género · Sus dos hijas resultaron heridas en estado muy grave

Comentarios 3

Una mujer murió ayer en La Línea (Cádiz) en el incendio de su vivienda, presuntamente provocado por su ex pareja, un hombre que fue detenido minutos después en una calle cercana al lugar de los hechos. Dos hijas de la víctima, Nazaret, de 19 años, y Libertad, de dos, resultaron heridas. Ésta última presentó un pronóstico muy grave, por lo que fue trasladada a la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío, en Sevilla. La mayor está ingresada, también grave, con quemaduras en el 40% de su cuerpo, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital de La Línea.

La fallecida es Josefa Morente Leal, de 40 años. Ya había presentado varias denuncias por malos tratos contra J.M.E., conocido como El Besugo, pero nunca se había acogido al programa de protección de víctimas de la violencia doméstica a pesar de los requerimientos que le había hecho la Policía en reiteradas ocasiones. El Besugo vulneró una orden de alejamiento, según confirmó ayer mismo la consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, para acercarse al domicilio de Josefa Morente, en la calle Palangre de la barriada linense de La Atunara.

Todo empezó de madrugada. J.M.E. se presentó ante la vivienda Josefa y exigió entrar, pero ella se negó. Entonces él respondió con amenazas y según algunos testigos de la discusión ya mencionó en ese momento su intención de hacer arder la casa. Agentes de la Policía se desplazaron hasta el lugar, buscaron al Besugo, pero no lo encontraron. Algunos vecinos de la zona apuntaron a que el Besugo es el padre de las hijas de Josefa Morente.

La tragedia tuvo lugar ya por la mañana, minutos antes de las once, cuando los vecinos de la vivienda descubrieron el incendio y dieron la voz de alarma al tiempo que intentaban sacar a las personas que había dentro. Fue imposible. La casa estaba cerrada desde el exterior, posiblemente por el propio autor del incendio, según fuentes de la investigación.

Los primeros policías en llegar lograron sacar a la niña más pequeña, a la que practicaron la maniobra de reanimación cardiopulmonar y recuperaron a la espera de la llegada de de los efectivos del 061. La casa, cuya ubicación en la barriada era de difícil acceso, era ya pasto de las llamas. La hija mayor intentaba salir, sin éxito, debido a los barrotes de las ventanas. La llegada de los bomberos hizo posible su huida del fuego, ya que entre ellos, agentes de policías y algunos vecinos consiguieron abrir el hueco, cortando los barrotes, por el que pudo escarpar la joven.

No fueron ellas las únicas personas afectadas: hasta 13 vecinos de las viviendas colindantes tuvieron que ser atendidos por la inhalación de humo y otras lesiones. La virulencia del incendio fue de tal magnitud que entre los heridos también hay policías y bomberos, varios de ellos con quemaduras de carácter leve o afectados por la inhalación de humo. Algunos de los bomberos no pudieron contener las lágrimas al no poder salvar a la mujer de las llamas.

Pero todos ellos consiguieron escapar con vida del incendio. Todos menos Josefa, el objetivo del ataque del Besugo. Los esfuerzos de bomberos, policías y personal sanitario fueron baldíos y la mujer perdió la vida debido a la gran cantidad de humo inhalado, aunque también presentaba graves quemaduras en distintas partes del cuerpo. Su cadáver fue finalmente sacado de la vivienda, totalmente destruida por las llamas, y permaneció en la calle cubierto por una sábana a la espera de la orden judicial de levantamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios